Importancia de la Salud Mental

salud-mentalAbordar la definición de un concepto homogéneo de salud mental es quizás tan complicado como lo es la propia psiquis humana. Es que este concepto tiene diferentes connotaciones según la cultural, la sociedad y cada comunidad en particular. Pero tomaremos la declaración de un organismo internacional acerca del tema, que es la Organización Mundial de la Salud (OMS), dependiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en este caso, aunque tampoco exista una definición concisa, sí el organismo ha expuesto que la salud mental tiene relación con la salud en cuanto los vínculos en la familia, las emociones y sentimientos de cada persona, las relaciones socioculturales que se establecen de manera cotidiana con las demás personas y los pensamientos perosnales.

En un nivel psíquico, se dista mucho de los síntomas que son propios del nível físico. Uno puede prever de alguna manera la “ausencia de enfermedad”: nos colocamos vacunas contra determinadas enfermedades, visitamos al médico de manera periódica para realizar chequeos y controlar que todo esté bien, y si no lo está, éste nos dice qué tratamientos, medicamentos o estudios médicos aparte necesitamos para resolver la enfermedad, afección o dolencia y estar sanos. En cambio, cuando se trata de la mente, los factores que influyen en la salud de la misma son muchos otros. Uno difícilmente pueda prever una separación de padres, la muerte de un ser muy querido o la depresión que genera la necesidad económica.

Si bien uno puede imaginar “cómo reaccionaría si” o tomar conciencia de que se trata de situaciones que pueden concretarse (nadie es inmortal, por eso, tarde o temprano, tendremos que vivenciar la dura experiencia de la muerte de un familiar o un amigo muy querido, por ejemplo), no estamos al cien por ciento seguros de cómo finalmente reaccionaremos ante dicha situación y más aún, de qué manera la asimilaremos –o no-.

En la actualidad, los casos de ataques de pánico, trastornos de ansiedad, trastornos de aprendizaje o problemas cognitivos, depresión, estrés, angustia son más frecuentes que en el pasado, o al menos, están más visibilizados, propios de un mundo donde muchas veces la aceleración en la cual vivimos, las nuevas configuraciones de la familia, las adicciones y demás factores provocan trastornos psíquicos que requieren tratamiento médico, primero psicológico (para abordar el tema desde una terapia) y en muchos casos, desde el ámbito psiquiátrico, en caso de que el paciente necesite un tratamiento farmacológico.


Compartir



Relacionado

 

Recomendamos