Importancia de los Símbolos Patrios

simbolos-patrios

Cómo actúan los símbolos patrios en la conformación identitaria de un país o territorio

Un país, un territorio con identidad y con un sentido de pertenencia no se conforma solamente con sus ciudadanos, sino que también se conforma con su historia, con una cultura con la que todos se sientan identificados, con la unidad geográfica de sus habitantes y de sus territorios, con una constitución que engloba unas leyes iguales para todos los ciudadanos, con una economía que lo sustente, con una clase política que la dirija de una manera sabia, etc. Sin embargo, hay una serie de elementos que hacen que este país o espacio geográfico, se pueda constituir como un lugar del cual sus habitantes se sienten parte, se identifican con él y lo defienden frente a otros territorios distintos de los cuales no se sienten parte o hacia los cuales no tienen un sentimiento de pertenencia. Los elementos que logran eso y a los que hacemos referencia aquí son los símbolos patrios. Gracias a ellos uno puede identificarse en cualquier lugar de ese territorio (por ejemplo en diferentes provincias) y saber que está siendo parte de una comunidad amplia y unida.

Un poco de historia de los símbolos patrios. ¿Desde cuándo existen?

Podemos decir que las poblaciones y sociedades humanas desde tiempos inmemoriales han necesitado diferenciarse y distinguirse unas de otras para permitir que sus miembros o habitantes conozcan la comunidad a la que pertenecen por nacimiento o elección. Desde la Antigüedad las ciudades griegas utilizaban símbolos y elementos que permitían saber que uno había nacido en Atenas y no en Tebas. Muchas veces estos símbolos se vinculaban con la religión y los dioses. Cuando surge el Imperio Romano en el año 28 a.C., los sucesivos gobernantes del mismo aprendieron que los estandartes de guerra eran esenciales a la hora de conquistar nuevos pueblos y de hacerles saber tanto a ellos como a los habitantes del imperio la presencia y fuerza que el ejército romano tenía. En el momento en que ese imperio se desintegra, en el año 476, los símbolos patrios se volvieron esenciales para que los nuevos territorios se consoliden y diferencien unos de otros.

Sin embargo, no es hasta el siglo XIX en la historia occidental que aparecen los símbolos patrios tal y como los conocemos hoy en día. Esto es así porque surge junto a ellos la idea de nación, un concepto muy abstracto que es aún hoy difícil de definir y comprender completamente. Los símbolos patrios que sirvieron para construir las naciones modernas son muchas veces el resultado de guerras y batallas, otras de luchas civiles y de generación espontánea. Los himnos, las banderas, las escarapelas, los feriados son todos símbolos surgidos en el momento en que la idea de nación y una comunidad de seres humanos unidos empieza a delinearse.

Los símbolos patrios que sirven para generar una identidad propia

Uno de los símbolos patrios más elementales y que todo país con historia antigua, nueva o reciente expone a los demás, es una bandera. La bandera refleja por un lado los colores, que simbolizan las características más importantes de la nación, y, en caso de llevar escudo, este es una representación en una sola imagen de la historia, de una acción o de algo que hace de ese país lo que es. Bien es cierto que a lo largo de la historia, en función de los propios acontecimientos en el país, o por los cambios de gobiernos que pueda haber, este símbolo puede modificarse en función de las necesidades de ese momento o de una decisión tomada por un gobierno o mediante un referéndum popular.

Además de este símbolo, muy importante, hay otros que todavía hacen de una nación lo que es. Uno de los símbolos patrios más importantes que pueda tener una nación está en sus leyes y, como el caso de España, una constitución que fue votada por la mayoría del pueblo en un referéndum que hizo de este país la democracia que es actualmente. Las constituciones suelen ser el resultado de largos debates y muchas veces implican enfrentamientos debido a la importancia y significación que tienen para los habitantes de esa nación o territorio.

Los símbolos patrios, un fenómeno que puede cambiar porque lo construye cada población

En el fondo, los símbolos patrios de una nación cambian a lo largo de su historia y se mantiene en ella gracias a la voluntad del pueblo y de los gobiernos que están en cada momento o desaparecen algunos de ellos cuando dejan de ser relevantes o, sobre todo, cuando se asocian con símbolos negativos para el propio país, como por ejemplo las águilas imperiales en la Alemania nazi o el águila imperial en el escudo de España.

Es decir, lo que nosotros consideramos símbolos patrios en un momento, pueden dejar de ser los en otro momento. Lo importante es que en cada momento, la ciudadanía se identifique con ellos y, por extensión, consigan unir al país y a sus ciudadanos bajo esa misma simbología.


 
 

Relacionado

  • Nación

    Nación

  • Patria

    Patria

  • Símbolo

    Símbolo

  • Semiología

    Semiología

  • Simbología

    Simbología

  • Leyes de Reforma

    Leyes de Reforma

  • Comentarios


    Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
     

    Recomendamos