Importancia del Abolicionismo

Es una corriente de pensamiento que ha promovido la supresión y anulación de todas aquellas normas y costumbres que atenten contra un principio ético o moral, o algún derecho humano básico y elemental.

Esta doctrina fue la pionera a la hora de desterrar la concepción que avalaba que una persona fuese propiedad de otra, a la cual se podía explotar con fines especialmente económicos, y la que finalmente logró la abolición de la esclavitud en el mundo, cuando era, lamentablemente, una realidad extendida y que le truncaba el desarrollo a millones de personas.

Pionera en la abolición de la esclavitud, sostiene la despenalización del aborto y la prostitución

En la actualidad, este ideario sostiene la despenalización del aborto y de la prostitución, dos prácticas que en muchos lugares del mundo aún continúan siendo delitos, y por tanto, generan castigos de cumplimiento obligatorio.

En materia de prostitución promueve: el castigo a los proxenetas, algo que las leyes tradicionalmente no contemplan, y que son los que someten a la mujer y se llevan todas las ganancias económicas, reconocer a la mujer como víctima y no considerarla culpable, erradicar la demanda social, y destinar todos los esfuerzos a la resolución de las problemáticas profundas que la desencadenan, como por ejemplo la falta de trabajo y oportunidades que justamente llevan a las mujeres a desarrollar la prostitución para mantener a sus familias, generalmente numerosas y muy carenciadas.

Por otra parte, considera que seguir criminalizando a las mujeres es seguir fomentando la práctica, la trama oscura y clandestina, y sus vertientes más crueles como la explotación y trata.

Y algo simil ocurre con el caso del aborto, no criminalizar a las mujeres que no quieren continuar con un embarazo que no desean y permitirles en toda instancia la facultad de decidir libremente por esa opción.

Corriente que impulsa la abolición del sistema penal

Inspirada en esta doctrina, nacida hace varios siglos atrás, han aparecido un conjunto de creencias que también han adoptado la denominación para defender su postura de abolir el sistema penal vigente lo que incluye por supuesto al sistema carcelario, encargado de contener al delincuente para reformarlo, que a juzgar por quienes sostienen esta idea, no cumple para nada con este fin, sino muy por el contrario, las deficiencias que se le atribuyen a dicho sistema se considera que atentan directamente contra la reformación y con la obtención de un individuo que pueda volver nuevo a la sociedad, sin ser amenaza.

Es una creencia que ha despertado y sigue despertando a su paso un sinfín de polémicas y críticas, entre ellas, que se trata de una alternativa solamente aplicable en sociedades desarrolladas, organizadas desde todo punto de vista de manera satisfactoria, y de pequeñas dimensiones territoriales, que la propuesta se olvida absolutamente de los padecimientos de la víctima, equiparándola con su victimario, situación que en un contexto altamente desigual no hace más que colaborar en seguir ampliando los abismos y las injusticias.

Imágenes Fotolia. Lakeview Images, Escova

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos