Importancia del Acoso Escolar

Los menores que son acosados en el contexto escolar se encuentran inermes ante las vejaciones e insultos de sus agresores. Los niños pueden sentirse especialmente impotentes y desamparados en este tipo de situaciones.

Un menor que reciba insultos, burlas y agresiones es muy probable que experimente una profunda frustración. Este tipo de vivencias podrían marcarle de por vida y condicionar su futuro. Sería un error pensar que el acoso escolar es un problema menor o que se trata de algo que no tiene que ver con nosotros.

Todos los adultos han sido niños y saben o deberían saber que la infancia es mucho más que simples juegos y entretenimientos.

Las huellas y heridas del acoso escolar se pueden superar, pero no todos lo consiguen.

Las nuevas tecnologías han agudizado el problema

Los conflictos en el aula han existido siempre. Sin embargo, las redes sociales han aportado una nueva dimensión al problema. Desde un móvil es posible difundir imágenes vejatorias y cuando esto ocurre la víctima se encuentra especialmente indefensa, pues no se siente amenazado por uno, dos o tres de sus compañeros sino por cientos de niños que ni siquiera conoce.

Es responsabilidad de todos

En el acoso escolar hay dos protagonistas: las víctimas y los agresores. No obstante, es un problema que de alguna manera afecta al conjunto de la sociedad.

Los padres deben permanecer vigilantes y observar cualquier posible señal que indique que sus hijos se encuentran ante un fenómeno de bullying. Así, un cambio en el estado de ánimo, un bajo rendimiento escolar o alteraciones en el sueño son posibles indicadores de que algo malo está pasando a sus hijos.

Si bien no hay un protocolo de actuación para los padres, cuando confirman que un hijo es víctima de acoso tienen que actuar con determinación. Deben dirigirse al centro educativo y trasmitir sus inquietudes con el fin de conocer todos los detalles.

Desde un punto de vista psicológico, deben apoyar al menor para que no se sienta solo ante el peligro.

Los profesores tienen igualmente un papel fundamental. Además de enseñar unas materias de manera profesional, tienen que ser educadores en un sentido amplio. El mejor antídoto para prevenir casos de bullying consiste en fomentar valores como la cooperación, el respeto, la empatía y la tolerancia en el contexto escolar.

Paralelamente, el profesorado tiene que estar formado para prevenir los abusos y para saber cómo abordarlos.

Campañas contra el acoso

Los medios de comunicación informan sobre noticias diversas, pero su labor también incluye un compromiso con la sociedad. Las campañas contra el bullying deben mantenerse por tres motivos fundamentales:

1) para que los acosados sepan que no están solos,

2) para que los acosadores se avergüencen de su conducta y

3) para que aquellos que no son ni víctimas ni acosadores no miren hacia otro lado y den un paso al frente denunciando el bullying.

Imágenes Fotolia: Bakhtiarzein, itsML

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos