Importancia del Acuerdo de Schengen

Desde su fundación en 1957 la Unión Europea se ha convertido en un territorio donde sus habitantes tienen un marco de intereses compartidos. Además de la moneda única, hay toda una serie de políticas comunes: ayudas a la agricultura, becas de estudio en el extranjero, eliminación de aranceles en las exportaciones, acuerdos comerciales con otras zonas del mundo, reconocimiento de los títulos universitarios de las distintas naciones, etc.

En la localidad de Schengen en Luxemburgo se firmó en 1985 uno de los acuerdos fundamentales de la Unión Europea

El denominado espacio Schengen se refiere a la posibilidad de viajar por los países de la UE sin controles fronterizos. Básicamente, se consigue que toda Europa sea como un único estado.

Casi todos los países de la UE integran este espacio y también se han sumado otras naciones, como Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein. Este tratado beneficia igualmente a los ciudadanos no europeos, ya que si tienen un visado en un país integrado dentro de Schengen pueden desplazarse con libertad dentro del mismo. Con esta zona libre de controles fronterizos se benefician tanto los ciudadanos como las empresas. Solamente se realizan controles de tipo policial cuando existe alguna amenaza para la seguridad o sospechas relacionadas con la delincuencia organizada.

Con el fin de mejorar el sistema de información entre las distintas policías europeas se han creado dos programas específicos: el Sistema de Información de Schengen (SIS) y el Sistema de Información de Visados (VIS).

En los últimos años se ha iniciado un programa para mejorar los controles en las fronteras exteriores de la UE. En síntesis, con este acuerdo se pretende favorecer la integración de la UE sin perjudicar los sistemas de seguridad.

Un acuerdo que se encuentra en peligro por el flujo masivo de refugiados

En los últimos años el territorio europeo ha recibido oleadas de refugiados y de solicitantes de asilo de países como Siria, Irak, Afganistán o Pakistán. Debido a ello, algunos países están desbordados y por este motivo se han vuelto a incorporar los controles fronterizos.

Si esta medida se extendiera podría significar el fin de facto del Acuerdo de Schengen. Esta circunstancia podría representar un obstáculo para la industria europea, ya que su sistema de producción depende de la libre circulación de mercancías.

En este escenario, los controles en las fronteras provocarían retenciones y atascos en la circulación, lo cual acabaría incrementando los costes de producción.

Hay que recordar que un alto porcentaje del comercio exterior francés o alemán se realiza dentro de las fronteras de la Unión Europea.

Para algunos analistas los nuevos controles fronterizos deberían armonizarse mejor y mantener criterios iguales en todos los países de la UE.

Imágenes: Fotolia - Anna, Francovolpato

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos