Importancia del Amoníaco (NH3)

En un laboratorio de química es posible elaborar sustancias que no se obtienen directamente de la naturaleza. Una de estas sustancias es el amoníaco, un compuesto inorgánico formado a partir de la síntesis de dos elementos, el hidrógeno y el nitrógeno. En este artículo observamos el lado positivo así como los aspectos cuestionables de este químico.

Propiedades que lo caracterizan

Esta sustancia es un gas incoloro, con un penetrante olor característico y muy soluble en agua. Su formulación química es NH3 y su peso molecular es de 17 g/mol. Su grado de fusión se alcanza a los - 77 grados centígrados y su punto de ebullición es - 33 grados centígrados. Se trata de un producto muy inflamable, potencialmente explosivo y de alta volatilidad. Es más ligero que el aire, muy corrosivo y venenoso.

Principales usos

- En las actividades agrícolas se emplea para la fabricación de abonos y en este sentido es un fertilizante que ha revolucionado la producción agrícola mundial.

- En el hogar es una sustancia habitual para la limpieza.

- En el mundo de la peluquería es muy habitual el uso de tintes con amoníaco. Se utiliza como refrigerante en todo tipo de industrias.

- En el sector textil se aplica en la elaboración de tintes y materiales como el nylon.

- Algunos deportistas usan inhaladores de amoníaco para mejorar la concentración y la fuerza muscular (se utiliza en actividades deportivas que requieren fuerza física, pero desde un punto de vista estrictamente médico no se ha demostrado que mejore el rendimiento).

- En medicina se ha empleado como remedio contra el vértigo y el mareo.

Ciertos usos exponen riesgos y consecuencias negativas

El amoníaco ha sido empleado en la guerra química por su alta toxicidad (durante la l Guerra Mundial fue utilizado por los químicos alemanes por su capacidad destructiva).

Su inhalación es potencialmente dañina para la salud, especialmente para los pulmones, pero también para los ojos o la piel.

En el hogar es necesario adoptar una serie de medidas de seguridad (no mezclarlo con ciertas sustancias, alejarlo del alcance de los niños y mantener una adecuada ventilación cuando se emplea como producto de limpieza).

Con respecto a su impacto en el medio ambiente, hay que tener en cuenta que el amoníaco como fertilizante tiene un impacto en la atmósfera, lo cual acaba afectando a los ecosistemas terrestres y marinos. En este sentido, sus emisiones incrementan la temperatura del planeta y afectan negativamente a la calidad del agua.

Debido a su potencial dañino, su uso industrial está sujeto a estrictas medidas de seguridad. En cuanto a su almacenaje, debe realizarse en lugares frescos, secos y alejados de la luz solar directa.

Fotolia: sedric - surfmedia

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos