Importancia del Dios Apolo

Para los antiguos griegos cada Dios tenía un papel determinado en el mundo y una historia particular. El Dios Apolo era el hijo de Zeus y de la Titánide Leto y nació en la isla de Delos. Es la divinidad que simboliza la energía del Sol, la música, el arte y la belleza masculina. En relación con su imagen, normalmente aparece como un joven y apuesto arquero acompañado de un laurel y de una lira.

Su papel en la cultura occidental

Los Juegos Píticos eran una celebración atlética similar a los famosos Juegos Olímpicos y se celebraban para honrar al Dios Apolo. En este sentido, los deportistas en la actualidad se caracterizan por tener cuerpos esbeltos, es decir, apolíneos.

Apolo es considerado el Dios que representa el equilibrio y a él se le atribuye una idea fundamental como guía de la existencia humana: conócete a ti mismo. Este aforismo se encontraba grabado en el templo de Delfos dedicado a Apolo y posteriormente fue recogido por el filósofo ateniense Sócrates.

Según los relatos mitológicos, Apolo fue despreciado por la ninfa Dafne porque previamente Eros había lanzado dos flechas a cada uno de ellos (a Apolo le clavó una flecha de oro que representaba el amor y a Dafne una de plomo que simbolizaba el odio). Este relato nos recuerda una idea muy presente: el amor y el odio son sentimientos opuestos pero al mismo tiempo compatibles. Por otro lado, esta historia de desamor ha sido plasmada en el arte y cabe destacar la escultura de Bernini conocida como Apolo y Dafne.

En el relato homérico de la Ilíada el Dios Apolo muestra su espíritu guerrero y lucha con valentía a favor de los troyanos

Como tantos otros Dioses, Apolo es contradictorio, ya que en ocasiones es comprensivo, pero a veces se irrita y se convierte en vengativo. Su dimensión contradictoria nos permite recordar que los humanos también tienen dos caras.

Los poetas y los adivinos griegos buscaban la inspiración en dos divinidades: las Musas y Apolo. En este sentido, los versos tradicionales de los poetas griegos intentaban expresar el espíritu apolíneo.

Por último, vale la pena recordar el Programa Apolo, el proyecto espacial liderado por Estados Unidos durante el periodo de Guerra fría con la Unión Soviética.

Lo apolíneo y lo dionisíaco en Nietzsche

En el siglo XlX el filósofo Nietzsche rescató las figuras de Apolo y de Dionisio para explicar su visión de la vida y del arte. Así, lo apolíneo se refiere metafóricamente a las formas artísticas acabadas, bellas y que buscan la perfección, mientras que lo dionisíaco simboliza lo contrario, es decir, el arte impulsivo y pasional. En otras palabras, lo apolíneo representa la visión racional del arte y de la vida y lo dionisíaco es todo aquello que expresa la vitalidad y la energía creativa del espíritu humano.

Imágenes: Fotolia - nyiragongo / luisfpizarro


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos