Importancia del Art Nouveau

Dentro de las formas artísticas modernas, una de las más renombradas y fácilmente reconocibles es aquella que se llamó Art Nouveau oficialmente pero que cuenta con un sinfín de variedades dentro de Europa, dependiendo del país y la región.

Explicación del nombre y origen

Como siempre, cada movimiento artístico ha tenido una explicación y un por qué referente a su nombre o aquellos términos que se han elegido para designarlo. En el caso de este estilo artístico, encontramos la particularidad que oficialmente en Francia y en el resto del mundo ha sido conocido como Art Nouveau pero luego el nombre varía dependiendo de la región. Sin embargo, internacionalmente se lo conoce así y esto hace referencia a la idea de que el mismo representó un estilo de arte nuevo, moderno, renovado en comparación a lo que se venía exponiendo en la época en la que surgió.

Cuando hablamos del origen de este estilo, debemos situarnos especialmente en la Europa de fines del siglo XIX y principios del XX, más específicamente entre 1890 y 1910. En estos años, el Viejo Continente se encontraba en el período histórico conocido como Belle Époque, aquel que supuso una época de relativa paz y armonía entre los países que se cerró en 1914 con la explosión de la Primera Guerra Mundial. En este contexto histórico, además, podemos hablar de una sucesión de avances tecnológicos y científicos que mejoraron la calidad de vida de las poblaciones y así el arte buscó reflejar ese bienestar desde la abundancia y la ornamentación.

Principales características del arte nuevo

Entre los elementos más distintivos de este estilo de arte encontramos la predilección por las curvas y las formas naturales, que imitaban en muchos casos las formas irregulares, abundantes, dinámicas y ondeadas de la naturaleza. Muchos artistas pertenecientes a este estilo representaban en sus obras las formas de las hojas, las frutas y las plantas cubriendo casi todo el espacio disponible en el caso de que hablemos de la pintura y escapando a los límites tradicionales del marco en el caso de los muebles o las artes decorativas.

Los arcos, las formas irregulares, hiper abundantes de vegetación y sinuosidad, la textura, la delicadeza y la elegancia son todas características que hacen del Art Nouveau un arte fácilmente reconocible. Otro elemento es que este estilo artístico se expandió a un sinfín de ramas del arte: si bien es especialmente reconocible en la pintura y en la arquitectura, también ha tenido mucha presencia en la escultura, en las artes decorativas, en los muebles y en la gráfica, una rama que comenzaría a desarrollarse en aquella época con el crecimiento de la publicidad y los medios masivos de comunicación.

Principales referentes y popularidad de este estilo

Tal vez una de las cosas que jugó a favor del Art Nouveau para convertirlo en un estilo tan identificable es que muchos de sus principales referentes han ganado especial fama en el siglo XX y en el mundo de las exposiciones internacionales, galerías y centros de arte.

Entre ellos, podemos señalar a Gustav Klimt y Alphonse Mucha: ambos austríacos se convirtieron en los más visibles artistas de este estilo que contribuyeron a su difusión y al desarrollo de artes plásticas, artes decorativas, gráfica y publicidad.

Imágenes: Fotolia. vgorbash - boule1301


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos