Importancia del Atentado de Hipercor (1987)

Fue el ataque más virulento y tristemente popular que la organización terrorista vasca ETA perpetró en España contra un blanco mayormente civil y en un lugar ciertamente concurrido como el centro comercial Hipercor de Barcelona, uno de los almacenes más grandes e importantes pertenecientes a la empresa El Corte Inglés.

El ataque más cruel de ETA contra el corazón y el espíritu libre español

Fue la primera vez que la justicia responsabilizó en parte al estado español por los daños y las muertes ya que se comprobó que ETA había efectuado llamadas de advertencia que la policía no tomó en serio.

La justicia sostuvo que la masacre del 19 de junio de 1987 de Hipercor podría haberse evitado.

Era también el debut de una sustancia explosiva como el napalm, en manos de ETA, capaz de pegarse rápidamente al cuerpo y elevar a un grado impresionante el calor.

Esto elevó el grado de sadismo que hasta el momento había demostrado la organización terrorista vasca porque claramente la utilización de este explosivo pretendió quemar viva a las personas, además de destruir el centro comercial.

Dejó como saldo 21 personas fallecidas y unas 45 resultaron con heridas de consideración a causa de las quemaduras y la asfixia.

El establecimiento también sufrió daños materiales impactantes como la voladura por completo de la planta donde estaba estacionado el coche bomba, un cráter profundo y la destrucción total de los vehículos aparcados allí.

La seguridad de un daño masivo

ETA sabía perfectamente el gran daño que podría causar y el temor que iba a imponerle a la gente cuando el coche bomba estallase en el estacionamiento del famoso supermercado situado en una de las avenidas más populares de la ciudad catalana.

Y por otro lado quiso jaquear la tranquilidad de Barcelona que había sido escogida hacía pocos días como la siguiente sede de los Juegos Olímpicos (1992).

Si bien ETA realizó antes del estallido llamados para alertar de la explosión que se avecinaba, los rastreos no fueron tan rigurosos y no dieron con el material explosivo, desoídas dichas advertencias, el hipermercado siguió funcionando con normalidad.

La responsabilidad del estado por primera vez a la par de la de ETA

Si bien las 21 muertes volvían a enlutar a una España que por aquel tiempo vivía atemorizada por la violencia de ETA, la inmediatez con la cual actuaron las fuerzas de seguridad y bomberos minimizó los daños humanos.

Ahora bien, las pesquisas posteriores comprobaron que no hubo prevención ante el alerta y por eso condenó al estado.

Ganaron la cordura y la paz

El miedo paralizó a una de las ciudades más pobladas y visitadas de España pero a los pocos días los catalanes y el resto del país dieron muestras de su comunión contra el terror de ETA y marcharon masivamente demostrando que no tenían miedo e iban a seguir peleando por la paz.

Visto a la distancia esa unión de la sociedad fue la que triunfó afortunadamente, ETA dejó actuar armada y arteramente en 2011 y de existir para siempre en 2018.

Imagen Fotolia. 1000Pixels

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos