Importancia del Autocontrol

autocontrolLa inteligencia emocional descrita de una forma especial por Daniel Goleman muestra lo importante que es tener autocontrol emocional. Es decir, debes ser dueño de tus emociones y sentimientos y no esclavo de ellas. Tener autocontrol significa tener la capacidad de controlar emociones, sentimientos y deseos con el fin de obtener un beneficio mayor en el futuro. El autocontrol es fruto de un alto grado de libertad interior en una persona madura, que se conoce de verdad a sí misma y que es feliz.

El autocontrol responde a la capacidad racional de un ser humano que es capaz de reflexionar sobre sus deseos y acciones con argumentos. Ante la falta de autocontrol, una persona se guía por puro impulso y poco después, se arrepiente de haber obrado de determinada forma ya que cuando una persona actúa bajo el efecto de la ira no tiene una visión objetiva de la realidad.

Por esta razón, el autocontrol es una virtud muy necesaria en una discusión de pareja o en un conflicto interpersonal. Bajo el efecto de la emoción, las personas pueden decir cosas de las que luego se arrepienten, en cambio, cuando una persona reflexiona sobre sus emociones es capaz de poner en perspectiva la situación, darse un tiempo para pensar y reflexionar sobre lo sucedido para poder hablar luego con esa persona de una forma más calmada.

El autocontrol es una virtud que muestra sabiduría, por esta razón, es más frecuente que una persona tenga mayor control sobre sí misma en todo tipo de situaciones cuando ya tiene una edad y experiencia práctica. Cuando aprendes a ser tu mejor amigo, te conoces de verdad y puedes predecir algunos de tus comportamientos, entonces, también has alcanzado el grado de madurez necesario para cambiar esas cosas que no te gustan. Es decir, el autoconocimiento te aporta un alto dominio de ti mismo. Cuando eres dueño de tus actos y de tus palabras, entonces, tienes el autocontrol necesario para vivir mejor.

Cuando una persona no tiene autocontrol pierde los nervios ante una situación y reacciona de forma imprevisible. Para tener autocontrol tienes que cultivar tu mundo interior y relativizar las circunstancias externas entendiendo que la verdadera felicidad depende de tu actitud. Piensa antes de hablar para poder medir las consecuencias de tus palabras. Del mismo modo, delibera sobre tus acciones atendiendo a los efectos. Para tener autocontrol, evita dejarte llevar por la prisa y ten paciencia.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos