Importancia de la Autodeterminación

Aparece en la era contemporánea con la Revolución Francesa y su elaboración de la idea de nación y patria.

Derecho que disponen los habitantes de un territorio de elegir libremente su organización, sin presiones externas

La autodeterminación de los pueblos reviste vital importancia a la hora de construir la identidad de una sociedad.

Estamos haciendo referencia a aquel fenómeno mediante el cual un pueblo puede tomar decisiones o determinaciones sobre su propia realidad, lo cual representa ni más ni menos que la construcción de la propia libertad.

O sea, se trata del derecho que ostentan los habitantes de un territorio de decidir sobre su independencia y régimen político sin que medien presiones del exterior.

Crucial para garantizar la soberanía y una organización que responda a intereses y necesidades

La autodeterminación se convierte de este modo en un elemento fundamental para la soberanía de cada pueblo y la proyección de un futuro que se arme en torno a las necesidades e intereses de los propios habitantes de esa comunidad y no en base a las necesidades o preferencias de otros.

A lo largo de la historia, explicar lo que se entiende por patria o nación fue un trabajo arduo y difícil, también variable, que dependía muchas veces de elementos que hoy parecen extraños y que fueron cambiando con el tiempo.

Con el desarrollo de las revoluciones burguesas del siglo XIX y su elaboración moderna del concepto de nación, aparece el concepto de autodeterminación mucho más fuertemente debido a que el mismo se convierte en una realidad palpable y cotidiana.

Las colonias, una absoluta dependencia que impedía el desarrollo

Otro momento importante en la historia de la autodeterminación fue el proceso de descolonización que se dio en numerosas partes del mundo, entre los siglos XIX y XX, y que buscó terminar con la dominación de potencias como Estados Unidos, España, y otros países europeos sobre territorios hasta el momento considerados colonias, especialmente en África y América, pero también en el sudeste asiático.

Estos territorios no poseían bajo la dominación ningún tipo de poder de decisión, lo cual significaba una completa y total dependencia de las determinaciones externas.

La Declaración de los Derechos Humanos, un paso clave para la autodeterminación

Con la Declaración Universal de los Derechos Humanos a mediados del siglo XX, y como consecuencia del fin de la Segunda Guerra Mundial, la autodeterminación comenzó a aparecer legalmente como uno de los derechos que se vinculan con la soberanía y la necesidad de un pueblo a auto determinar su realidad.

Esto significa que se reconoce la importancia de que cada uno de los pueblos del mundo ejerza su libertad para decidir su camino, su historia y su identidad.

Al violarse la soberanía y la autodeterminación de un pueblo (como sucede hasta el día de hoy mediante invasiones, por ejemplo) se está frente a la violación de uno de los Derechos Humanos más significativos para la construcción de la identidad y la historia de los pueblos.

Un derecho cuya violación implica un retroceso en las libertades

Los seres humanos, individualmente, o como grupos, tienen el derecho de controlar su destino y además de vivir dentro de un ordenamiento institucional que respete este derecho humano elemental.

Como otro caso emblemático en el cual este derecho ha sido vulnerado de manera grosera y violenta no podemos soslayar el de las comunidades aborígenes que estaban asentadas en el continente americano cuando los españoles descubrieron América.

Los indios estaban organizados como pueblos antes que la conquista se produjese, y por ende, disponían del derecho humano de autodeterminación, sin embargo, los conquistadores españoles y el poder que emanaba de la corona española cercenó este derecho de modo ultrajante e impune.

Es sabido que cuando los diversos conquistadores llegaron a territorios americanos había comunidades asentadas desde largo tiempo, o sea, no estaba deshabitada la tierra, había organización política, cultura, y tradición propia.

El sometimiento al cual los españoles los sometieron fue un claro caso de cercenamiento al derecho que tenían como pueblo de auto determinarse y decidir de manera libre sobre el destino que querían.

Los conquistadores impusieron sus costumbres y se ocuparon de erradicar violentamente las que ostentaban los habitantes originarios.

De lo expuesto se desprende que atentar contra este derecho es ir en contra de la libertad, y como sabemos, la libertad es ese estado en el cual, ya sea una persona o un grupo, pueden disfrutar en pleno de la facultad de obrar según propia decisión, y lo más importante, sin la coacción por parte de nadie, que justamente condicione los objetivos y los anhelos que se tengan.

A muchos pueblos y culturas conseguir la libertad les costó muchísimo derramamiento de sangre y por eso es tan importante su defensa a ultranza para que nadie pueda, desde ningún lugar de autoridad arbitraria, atentar contra ese derecho, que como ya vimos, está contenido en muchos tratados internacionales y acuerdos.

Nadie puede arrojarse el derecho a la autodeterminación de manera unilateral y por eso es tan importante que el grupo en cuestión sepa que es dueño de este derecho y lo haga respetar ante la afrenta exterior de quienes se ubican en la vereda opuesta de la libertad.

Imagen: Fotolia. coffeekai

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos