Importancia del Automóvil

AutomovilA principios del siglo XX surgió el Oldsmobile, que fue el primer vehículo fabricado en serie. Desde entonces el número de automóviles no ha dejado de crecer y se calcula que en 2025 se alcanzará la cifra de 1000 millones en el conjunto del planeta.

El símbolo de la clase media

En la historia de la mayoría de países hay un automóvil que representa la prosperidad de las clases populares. A partir de 1908 se construyeron en EEUU millones de unidades del Ford T. En los años 30 en Alemania la marca Wolkswagen lanzó al mercado el Escarabajo a un precio asequible para la mayoría de bolsillos. Lo mismo sucedió en Francia a finales de los 40 con el Citröen Dos caballos o en España en los 60 con el Seat 600.

Mucho más que un simple medio de transporte

En principio este medio de transporte tenía una finalidad: superar las limitaciones de los carros tirados por caballos y proporcionar autonomía a los conductores. Sin embargo, este objetivo se ha superado ampliamente. Hoy el automóvil está presente en competiciones deportivas de todo tipo, es una de las industrias más potentes del mundo y es una invención que ha cambiado la vida cotidiana de todos. Si queremos conocer el estilo de vida de cualquier persona su coche nos proporciona información muy significativa.

En la historia de la humanidad el paso de la adolescencia a la madurez se ha asociado a un ritual de iniciación. En la actualidad todos los jóvenes que alcanzan la mayoría de edad tienen que superar un ritual: obtener la licencia para conducir.

Limitaciones y problemas

El desarrollo de la industria automovilística fue tan espectacular en las primeras décadas del siglo XX que se hizo necesario poner un poco de orden en la conducción. En 1914 se instaló el primer semáforo y en 1935 apareció el primer parquímetro. Los problemas no dejaron de aparecer: atascos kilométricos, zonas restringidas de aparcamiento, controles policiales para vigilar a los conductores ebrios, emisión de gases, accidentes mortales, etc.

Autos que se manejan solos

No sabemos con absoluta certeza cómo serán los autos del futuro, pero las cosas han empezado a cambiar. En los últimos años han aparecido los vehículos autónomos que no necesitan la intervención de un conductor. El nuevo paradigma tiene múltiples implicaciones: la seguridad vial mejorará, se reducirán los costes asociados con los profesionales de la conducción y las personas que no pueden conducir por alguna limitación física podrán desplazarse en su automóvil. Podemos afirmar que se ha iniciado una nueva revolución en el mundo de la automoción.

En la actualidad contamos con una gran cantidad y variedad de fabricantes de automóviles y una enorme infraestructura que propicia su utilización, contando inclusive con clasificaciones que permiten diferenciar entre distintos tipos de automóviles de acuerdo a su comportamiento o diseño (deportivos, familiares, compactos, etc.) y hasta distintos tipos de motorizaciones que se diferencian en cuanto a la potencia que pueden desarrollar o bien el tipo de combustible que requieren.

Esto último en los últimos tiempos ha adquirido una mayor importancia, ya que la utilización de combustibles fósiles como parte de un recurso no renovable lleva a la necesidad de desarrollar energías limpias que no solo provengan de una fuente renovable, sino también que disminuyan o nulifiquen la emisión de gases contaminantes propios del funcionamiento del motor de combustión que utilizan los automóviles para poder movilizarse.

Es por ello que en los últimos tiempos han adquirido mayor relevancia los motores híbridos como también la utilización plena de motores eléctricos que disminuyen el consumo de combustibles fósiles o bien lo nulifican, respectivamente.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos