Importancia del Banquete de Platón

Es una de las obras más relevantes dentro de la literatura de la Antigua Grecia y asimismo un referente absoluto de la producción literaria universal. Lleva la firma y el sello del influyente y emblemático filósofo griego Platón.​ Escrita en el siglo IV A. C., entre los años 385 y 370, su temática está vigente en la actualidad, lo que nos explica su importancia y por supuesto esa permanencia a través de los siglos.​

Una serie de ilustres personajes debatiendo sobre el amor

Consiste de un diálogo que se lleva a cabo en el marco de una celebración a la cual asistieron algunos de los personajes más importantes de aquella época: el poeta Agatón, Fedro, el dramaturgo Aristófanes, el médico Erixímaco, Sócrates, Aristodemo, el General Alcibíades y Pausanias.​

El lugar y la motivación de la reunión gira en torno a Agatón ya que se celebró la premiación que recibió la primera tragedia del dueño de casa y anfitrión.​

El tema central de debate es el amor, siendo Eros, el dios representante de ese sentimiento el personaje sobre el cual se pone el foco.​

El sexo, la fertilidad, y el amor entre hombres, fueron otros de los temas que se analizaron con la aguda mirada de estos sabios.​

Mientras comían, bebían, bailaban y cantaban los asistentes al banquete abordaron la temática del amor, debate que luego fue sintetizado por Platón desde su ideario tan singular y partiendo desde las concepciones y conclusiones que Sócrates, su gran maestro, manifestó en la reunión.​

El concepto de amor platónico nació y se popularizó con esta obra, ahora bien, es importante mencionar que la concepción que se le atribuye hoy al mismo, la de un amor inalcanzable, nada tiene que ver con la original...​

El amor es belleza y perfección y una cuestión a la que solamente accede el alma

Platón consideraba que el amor es el impulso que nos anima a conocer y observar la belleza, primero la física y luego avanza hacia un plano superior como es el espiritual, y que culminará con el conocimiento puro de la belleza.​

Para él el amor platónico consistió en amar las formas y las ideas eternas, abstractas y perfectas, y no estaba vinculado, como sí sucede hoy, con la pasión física.​

Contemplar la belleza espiritual, se dice en el banquete, es algo asequible en otro estrato, superior, al que se tiene el acceso en la vida.​

Cuando se posa la atención de la discusión sobre el sexo se concluye que el acto sexual puede no estar motivado por el amor, básicamente, porque se trata de un acto netamente natural, ya sea entre hombres, entre mujeres, u hombres y mujeres, como una manera de manifestar el deseo carnal por el otro, o en su defecto el amor del amate a su amado. ​

Lograr el amor es tocar la felicidad

Los expositores del banquete critican la consecución del placer per se y hacen hincapié en la necesidad de buscar el amor profundo, porque este es un valor universal y casi perfecto, estrechamente asociado a Dios, y el medio para conseguir la felicidad. ​

Queda ampliamente criticado el placer por el simple hecho de ser mediato y se insta a buscar la profundidad del amor.​

Vale destacarse que la obra también es conocida con el título de El Simposio.​

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos