Importancia del Café

cafePara hablar de la importancia del café debemos ceñirnos, principalmente, a términos económicos; y es que estamos ante una bebida considerada como el motor económico de muchos países del trópico, siendo además el segundo producto con el que más se comercializa a nivel mundial tras el petróleo.

El Café es la segunda bebida más consumida en el mundo, después del agua. Así, aunque juntáramos el resto de industrias relacionadas con bebidas, serían incapaces de superar la producción de café. Esto nos hace ver dos cosas, primero, que muchísima gente depende de esta bebida a nivel económico, y segundo, que mucha gente es adicta a la misma; y es que la historia nos enseña que ya en sus orígenes que veía el café como una sustancia poco natural que podía entenderse incluso como una droga.

Aunque actualmente la producción más grande se realiza en países como Brasil, Vietnam o Colombia, en su origen nacía en Etiopía y Arabia. Fue justamente allí donde los imanes empezaron a usarla, pues se mantenían despiertos durante mucho tiempo pudiendo aumentar así sus oraciones.

Fue un emir, Khair Bey, quién comenzó a darse cuenta del poder adictivo que podía tener esta bebida en la gente, algo que interpretó como algo contrario al Corán, pues a los musulmanes no se les permite tomar ninguna sustancia que pueda intoxicar su cuerpo. Así pues, decidió prohibirla y cerrar los locales en los que se suministraba. Esto le condujo a una impopularidad tan sumamente grande que finalmente el café volvió a comercializarse.

En 1600 lo introdujeron en Europa. Era momento de que los europeos pudieran saborear esta deliciosa bebida que terminó por “enganchar” a un sinfín de personas.

En la actualidad, si bien es cierto que como hemos comentado es uno de los motores económicos más importantes a nivel internacional, lo cierto es que en muchos sectores se sigue viendo como una droga legal y peligrosa.

Su condición adictiva y tóxica se debe principalmente a la cafeína, un alcaloide que aunque también se presenta en otros productos (como el té o el chocolate) lo hace con mayor presencia en el café.

Los efectos tóxicos asociados a la cafeína son varios. Si bien es cierto que puede ser letal, hay que entender que esta letalidad se presentaría con cantidades bastante grandes, como 2 o 3 litros de café al día.

Lo cierto es que muchos aseguran que un consumo mesurado de la bebida puede ser beneficioso para el hombre, pues estimula la corteza cerebral y mejora el rendimiento intelectual. No obstante, un consumo abusivo puede crear efectos cardiovasculares con un incremento de la tensión arterial, aumento de la secreción ácida gástrica que puede derivar en pirosis o incluso efectos encógenos, relacionados con el cáncer de páncreas, entre otros.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos