Importancia de la Célula Vegetal

La célula es la pieza fundamental de la que está hecha la vida. Esto implica que comprender su funcionamiento resulta esencial para conocer el mundo de lo viviente en cualquiera de sus manifestaciones.

Si nos centramos en los vegetales o Reino Plantae, sus células tienen unas características singulares.

Estructura y características generales

Estás células pertenecen a la familia de las eucariotas y por este motivo comparten ciertas características con las células de los animales o de los hongos. Hay que indicar que todas las células eucariotas incorporan un núcleo donde se encuentra la información genética.

En la parte externa de la célula vegetal hay una membrana o pared celular que tiene un componente singular, la celulosa (esta sustancia permite que la célula mantenga su estructura interna).

Por debajo de la pared celular se encuentra la membrana citoplasmática, la cual está formada básicamente por lípidos.

En el interior de la célula se encuentran también los cloroplastos, la estructura que se ocupa de realizar la fotosíntesis de las plantas, es decir, la transformación de la energía lumínica del Sol en energía química (los almidones y los azúcares que produce la célula permiten el crecimiento de la planta).

Hay que indicar que en los cloroplastos hay una biomolécula que interviene igualmente en la fotosíntesis, la clorofila

Otro de los elementos propios de la célula vegetal es la vacuola, que está formada por agua y otros líquidos.

Asimismo, se encuentran las mitocondrias, las cuales intervienen en el proceso de respiración celular, y los ribosomas, cuya función es participar en la síntesis de proteínas.

Por último, otra de sus estructuras internas es el Aparato de Golgi, una membrana que facilita el transporte de sustancias hacia el exterior de la célula.

En el interior de la célula vegetal podemos encontrar el secreto de la vida

Al igual que los animales, las plantas se nutren. Sin embargo, son ellas mismas las que producen su alimento, pues obtienen agua y sales minerales del suelo y, al mismo tiempo, dióxido de carbono que toman del aire y la luz que toman del Sol.

Si las plantas desaparecieran la vida tal y como la conocemos dejaría de existir. Esta afirmación tiene una explicación sencilla: cualquier forma de vida depende de la energía proporcionada por las plantas. En otras palabras, la fotosíntesis que realizan las plantas funciona como un mecanismo de intermediación: las plantas transforman la luz, el agua y el anhídrido carbónico en alimento y energía para la materia viva.

Como ya se ha indicado, este proceso tiene lugar en la célula vegetal. En consecuencia, la célula vegetal contiene la clave para explicar el fenómeno de la naturaleza más importante: la vida.

Imagen Fotolia: olgastrelnikova

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos