Importancia de los Clubes de Barrio

En gran parte de las sociedades se los considera herramientas clave y eficaces en materia de integración, inclusión social, y promoción cultural, especialmente en aquellos países menos desarrollados y cooptados por problemáticas sociales como la pobreza, la drogadicción, el narcotráfico, la violencia, entre otros. Una herramienta para salvar a los niños de las amanazas que los rodean, y paralelamente rompe cualquier diferencia de estatus social-económico en pos de la habilidad y el hecho de compartir un interés en común y aprender a trabajar en equipo.

Contención frente a la vulnerabilidad social

Estos espacios barriales que brindan actividades sociales y deportivas no competitivas, educación informal, difusión de la cultura, y en algunos casos alimentación, se erigen en eficientes contenciones para aquellos niños y jóvenes afectados por una situación familiar vulnerable, padres sin trabajo o captados por las drogas, y la falta de oportunidades que afecta a su clase social.

Fortalecen y crean vínculos sociales

Por otra parte, son tradicionalmente espacios que incitan al encuentro y a la socialización, siendo por caso lugares en los cuales las personas pueden hacer amistades, construir vínculos afectivos sólidos, con todos los beneficios que ello reporta en el plano social, la salud y la mente.

Un presente crítico que pone en riesgo su continuidad

A sabiendas entonces de la enorme contribución social que realizan estas asociaciones civiles sin fines de lucro resulta imperativo que los gobiernos nacional, local, y provincial, según corresponda, atiendan sus necesidades y problemáticas para que puedan prosperar y seguir desarrollándose, y no que deban cerrar a causa de la falta de recursos e insumos, como suele ocurrir con muchos de ellos hoy día.

En Argentina, por ejemplo, la acuciante crisis económica que se aceleró desde 2015 por el aumento incesante de la inflación y la devaluación del peso ha generado que muchos clubes de barrio tengan que cerrar sus puertas porque no pueden hacer frente a los pagos de las facturas de servicios de agua, luz, y gas, que se han encarecido notablemente tras la quita de subsidios estatales.

Otra problemática que enfrentan es la falta de dinero para solventar la renovación de infraestructuras que los atraviesa, porque muchos de ellos están alojados en viejas edificaciones.

Prohibido olvidarlos

Es importante que el estado revise cada caso y en la medida de sus posibilidades haga el esfuerzo por sostener a esas organizaciones que tanto bien le hacen a niños y jóvenes, especialmente a los de menos recursos, porque los alejan de los vicios y de la calle, y les ofrecen una contención segura.

En una época como la actual en la cual las relaciones pasan y se cultivan más en un plano virtual, los clubes de barrio, que nacieron en otro tiempo y se manejan con códigos de antaño (por suerte): valoración y transmisión de tradiciones, expresión de sentimientos de pertenencia, etc., pero que siguen representando en muchos lugares ese espacio único e irremplazable de integración y promoción deportiva y cultural, deben ser cuidados y no olvidados.

Artes Fotolia. Alyonka_lis, Markus Kampfer

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos