Importancia de las Commodities

Algunas materias primas son especialmente relevantes en la actividad económica. El petróleo, el azúcar, el oro, el café, el cobre, el carbón, el caucho o la madera son ejemplos de materias básicas que están ligadas a diferentes usos comerciales. Se trata de productos que son elaborados por el hombre y que normalmente se presentan en forma genérica. Éstos y otros bienes básicos pueden ser utilizados para negociar en los mercados financieros y cuando esto ocurre dichos bienes se denominan commodities.

Los trades profesionales operan con commodities de manera habitual

Cuando pensamos en la bolsa de valores nos viene a la mente una serie de entidades, como multinacionales, bancos, fondos de inverión, etc. También, forman parte de los diferentes mercados bursátiles internacionales.

Quienes negocian con estos bienes saben que son productos muy volátiles, pues su precio cambia dependiendo de muchos factores (por ejemplo, una buena o mala cosecha de maíz se convierte en un factor determinante para negociar un precio).

Como cualquier otro producto financiero, en este también se corren algunos riesgos. Existen riesgos relacionados con el transporte, con la logística de los commodities o con las modalidades de pago. La volatilidad en el precio es otro de los riesgos en estas operaciones (si el precio del commodity cae, un comprador podría plantearse no cumplir el contrato y buscar un sistema de transporte más barato).

El trading de los commodities es un sector muy especializado

Los analistas deben conocer la tendencia al alza o a la baja de cada producto básico y estar bien informados sobre la demanda en el mercado de cada uno de estos bienes.

Si el bien es escaso su precio tiende a aumentar y, de manera inversa, si el bien es abundante el precio tiende a disminuir.

Las transacciones que se realizan tienen lugar en dos tipos de mercados: el mercado de contado y el mercado de futuros (el primero se refiere al precio actual de un producto y el segundo hace referencia al precio esperado de un producto).

En la terminología especializada se habla de commodities blandos y duros

Los primeros son principalmente el maíz, el café o la soja, mientras que los diferentes metales son ejemplos de la modalidad dura. En el sistema financiero es posible adquirir estos bienes básicos dependiendo de cuál sea su precio y la cantidad que se compre.

Según la oferta y la demanda de cada commodity cualquier persona puede comprar o vender alguno de estos bienes poniéndose en contacto con un intermediario que realice las operaciones entre la persona interesada y el mercado financiero. Los trades y los brokers ofrecen plataformas a sus clientes para que estos adquieran el commodity que desean.

Imágenes Fotolia: Hramovnick, Zdenek

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos