Importancia del Cordobazo (1968)

Una de las manifestaciones sociales y sindicales más influyentes de la segunda mitad del siglo XX en Argentina. Convocó a obreros y estudiantes, el 29 y el 30 de mayo del año 1969, y tuvo como motivación protestar contra la decisión del presidente Juan Carlos Onganía de no actualizar salarios y no retomar la negociación sindical.

El plan de lucha incluyó 36 horas de huelga y como corolario una movilización.

Su denominación se debe a que se desarrolló en la provincia argentina de Córdoba y participaron varias corrientes sindicales: el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), liderado por Elpidio Torres, Luz y Fuerza de la Confederación General del Trabajo (CGT) bajo las órdenes de Luis Tosco, y la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) de la CGT, encabezada por Atilio López.

Por su parte, el bando estudiantil se unió a los sindicatos para sumarle más fuerza a la protesta porque ellos reclamaban hace tiempo contra la intervención de las universidades.

Rechazo a la dictadura de Onganía, intervención universitaria y crisis económica

El gobierno de Onganía implementó una política económica capitalista que molestó a una gran mayoría de la sociedad cordobesa que cuestionó la devaluación monetaria, congeló salarios, se sancionó una ley de hidrocarburos y otra de alquileres que fomentó la especulación, y la explotación minera en manos privadas, entre otros.

El punto de máxima tensión con los estudiantes se produjo tras una protesta que terminó con un muerto en Corrientes, a la que se sumaron dos en Rosario.

A la cuestión de recorte económico se le añadieron otras razones: rechazo al régimen militar híper autoritario de Onganía, y la injusticia que padecían varios sectores de la sociedad.

Lo inolvidable de la manifestación fue que a los obreros y estudiantes se les sumaron los cordobeses más humildes y necesitados que los ayudaron a detener el paso de la policía que quería diezmarlos con diversas acciones.

Violencia, muertos y debilitamiento político de Onganía

De todas maneras, no se pudo evitar la represión policial en algunos lugares y la consecuente respuesta de los manifestantes que destruyeron varios lugares simbólicos: concesionarias de autos, dependencias militares y provocaron cortes de luz intencionales.

El saldo fue más de una docena de muertos y cientos de detenidos.

Contribuyó a debilitar la dictadura del presidente que había asumido tras el golpe de estado a Arturo Illia, y abrió camino a las elecciones democráticas del año 1973 que significaron el regreso y el fin de la proscripción del Peronismo.
Por otra parte, quedó abierto un proceso revolucionario que iría escalando en violencia y persecuciones como las encarnadas por la agrupación parapolicial de extrema derecha peronista Triple A, que asesinó y persiguió a algunos de sus representantes como Atilio López que fue asesinado por la Triple A.

Por aquellos años la industria automotriz comenzaba a hacerse fuerte en Córdoba, con muchos nuevos trabajadores que copaban las fábricas y que de a poco se fueron formando en el reclamo sindical.

Un sindicalismo independiente y organizado como no existe hoy, y un movimiento estudiantil que compartía intereses y enemigos con los sindicalistas y la sociedad cordobesa empobrecida por el perfil capitalista del gobierno militar, fueron la clave para lograr el objetivo de liberación.

Vale destacarse que dos de los líderes del Cordobazo, Atilio López y AgustínTosco, fallecieron prematuramente a causa de su lucha sindical, el primero fue asesinado por la Triple A, y el segundo murió de una enfermedad en la cabeza que no pudo atender debidamente ya que se encontraba en la clandestinidad.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos