Importancia de Cuidar la Postura

Con mucha frecuencia adoptamos posiciones corporales poco correctas para el bienestar físico. El cuidado de la postura es una cuestión determinante para mantener una buena salud. Lamentablemente resulta normal que uno olvide o simplemente no perciba cuando justamente necesita colocar atención a este aspecto.

¿Por qué vale la pena cuidar la posición corporal?

Una adecuada posición del cuerpo es una buena medida para evitar problemas musculares y articulares. En este sentido, algunas patologías tienen una relación directa con una incorrecta posición, como la lumbalgia, el dolor cervical, la escoliosis, etc.

Si nuestros huesos y músculos mantienen una posición incorrecta, es muy probable que otras funciones vitales se vean afectadas negativamente. Así, un corredor respira mejor si mantiene su organismo alineado o un escritor evitará el dolor de cabeza si su forma de sentarse ante el ordenador es la correcta.

Desde un punto de vista estético, ciertas posiciones corporales comunican una imagen negativa. Recordemos que las personas que van encorvadas pueden parecer mayores de lo que son en realidad y que si alguien coloca su barbilla sobre el pecho su mirada se dirige hacia el suelo. Hay que tener en cuenta que la postura de un individuo forma parte de su comunicación no verbal.

La nivelación de los hombros y la correcta posición de la espalda puede ayudarnos a sentirnos bien psicológicamente.

Cuidar la postura es una forma de prevenir algunos problemas de salud

En el lenguaje popular se dice que es mejor prevenir que curar. Este principio puede aplicarse a la cuestión de la posición corporal. Las malas posturas son problemáticas cuando se convierten en habituales y cuando no se adoptan las medidas preventivas necesarias.

Los especialistas recomiendan algunas pautas que sirven para corregir el impacto negativo de las malas posturas:

1) realizar ejercicios físicos orientados a corregir los errores posturales,

2) utilizar los dispositivos tecnológicos con criterios saludables,

3) sentarse en una posición equilibrada, con la espalda erguida y los pies en el suelo y

4) cambiar la posición del cuerpo periódicamente para evitar posibles disfunciones.

Por último, hay que recordar que las deficientes posturas pueden convertirse con el tiempo en enfermedades crónicas que, a su vez, generan otro tipo de problemas: incapacidad laboral, depresión, dependencia de fármacos para aliviar el dolor, etc.

Imágenes. Fotolia. Irina_Timokhina - Yeko


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos