Importancia del Debate

debateUn debate es una herramienta comunicativa importantísima para las democracias actuales y en pequeña escala para nuestro día a día; y es que gracias a esta herramienta, podemos obtener varias opiniones acerca de un mismo tema. Su finalidad, aunque no es la de convencer, sí es la de poner en el conocimiento de todos las opciones u opiniones con las que se cuentan, por tanto, es una herramienta de lo más enriquecedora para la sociedad, que deja a un lado aquello de que alguien posee la verdad absoluta; y es que hay veces que esa verdad se conforma de la opinión diferentes de varias personas.

Si bien en su origen y en determinados momentos los debates son instrumentos incluso pedagógicos mediante los cuales podremos conocer y aprender un poco más, lo cierto es que con el tiempo, estos debates se han visto como una forma de hundir al contrario y ridiculizarlo ante un público masivo. Es evidente que esta segunda opción de debate desvirtúa por completo la primera; y es que hay muchas formas de debatir, algunas con más respeto que otras.

Debatir bien no implica dejar a la persona con opiniones contrarias por los suelos. Un buen debate debería basarse únicamente de argumentos que puedan exponer razones y motivos por los que se piensa de determinada forma. Desgraciadamente muchas personas, como algunos políticos actuales o tertulianos de los debates políticos más actuales, se empeñan en utilizar esta herramienta para hacer daño, sin darse cuenta de que es mucho más poderosa que todo eso.

Un buen debate puede ser interesante para ponernos de acuerdo en temas importantes. Podemos debatir, por ejemplo, sobre quién es la persona más idónea para representarnos de cara a nuestros superiores. Podemos debatir además qué queremos transmitir a nuestros superiores o incluso debatir quienes queremos que nos gobiernen o si su trabajo está siendo el esperado.

Un debate puede poner de manifiesto lo que opina todo un pueblo, por lo que es una herramienta que un gobierno debe tener presente siempre. A través de estos debates ciudadanos es posible observar el descontento general de la sociedad, intentando averiguar en qué se está fallando y cómo se podría mejorar.

Además, el debate también puede introducirse en nuestro día a día, en momentos que tienen que ver más con nuestra vida privada. Así, en un núcleo familiar se puede debatir a que escuela irán nuestros hijos, cuáles serán nuestras próximas vacaciones o cómo debemos invertir nuestros ahorros.

Como observamos, estos debates están cargados de argumentos, que si bien es cierto en principio sólo son expositivos, finalmente y de forma velada buscarán convencer o acercar posturas con los contrarios, pero como decíamos anteriormente, eso siempre debe hacerse con respeto.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos