Importancia de diferenciar Demócratas y Republicanos

Representan las dos tendencias políticas mayoritarias y más antiguas de los Estados Unidos, que desde el siglo XIX y hasta la actualidad se han repartido el poder, siendo las únicas que accedieron a la gestión gubernamental.

Un mismo país dominado por dos visiones políticas contrapuestas

Los demócratas adhieren al ideario del Partido Demócrata, cuyo origen se remonta al 8 de enero del año 1828, mientras que los Republicanos al del Partido Republicano, un poco más joven, nacido el 20 de marzo del año 1854.

Coinciden únicamente en el siglo que nacieron pero ideológicamente sostienen posiciones políticas contrapuestas: los demócratas están asociados al progresismo y se los ubica en la centro izquierda, y por su parte, los republicanos, enarbolan un ideario absolutamente conservador y de derecha.

Si bien cada uno en sus estructuras internas ostentan divisiones, más o menos extremas respecto de la ideología que adoptaron en sus orígenes, sus bases son respetadas por todas.

Los demócratas promueven una mayor intervención estatal en la vida económica, algo que los republicanos rechazan de plano optando por el liberalismo más acérrimo que apoya el libre mercado, la reducción del gasto estatal, y la mínima intervención del estado.

El Partido demócrata pone el acento en la responsabilidad social, y como contrapartida, el Republicano, eleva los derechos individuales.

La política militar, una de las principales banderas de los republicanos

En materia militar también han demostrado diferencias históricas: cuando gobernaron los republicanos se elevaron los gastos en esta área y cuando lo hicieron los demócratas bajaron, e incluso limitaron las incursiones en diversos países en conflicto, como ocurrió con Irak.

El presidente republicano George Bush hijo les declaró la guerra a los iraquíes tras el violento atentado islámico en el World Trade Center en 2001, pero cuando lo sucedió el demócrata Barack Obama, y ante el clamor popular, retiró las tropas estadounidenses que ocupaban el país asiático.

Con respecto a los derechos de las minorías, tales como los homosexuales, los republicanos no aceptan el matrimonio igualitario y los demócratas sí, también plantean oposición en el apoyo al aborto, siendo negativo entre los primeros y positivo entre los segundos.

Salud universal para todos, la apuesta demócrata

La política de salud también es otro punto de absoluta diferenciación porque los demócratas sostienen una salud universal que sea gestionada y subvencionada por el estadio, y por el contrario para los republicanos la salud debe ser privada porque ha demostrado ser más eficiente.

De los estados que componen los Estados Unidos hay algunos que históricamente han sobresalido por su fidelidad a cada espacio político, Texas, por ejemplo, es republicano, y Nueva York tiene mayoría de demócratas.

Estados divididos

Esta situación quedó evidenciada en las últimas elecciones presidenciales de 2016 en las cuales la candidata demócrata, Hilary Clinton, arrasó en Nueva York, y no así el republicano Donald Trump que sufrió una estrepitosa derrota en dicho estado.

Por otra parte, ambos han tenido presidentes emblemáticos, algo que no podía fallar en un país con un sistema híper presidencialista: Abraham Lincoln, Ronald Reagan, Richard Nixon, George Bush y Teddy Roosevelt (republicanos); Bill Clinton, Jimmy Carter, Barack Obama, John Kennedy (demócratas).

Una curiosidad que vale ser mencionada es que cuando ambos partidos surgieron tuvieron una mirada absolutamente diferente a la que se les atribuyó en el siglo XX.

A los republicanos se los consideraba progresistas porque su meta inicial y su origen tuvo que ver con la lucha a favor de la abolición de la esclavitud, mientras que los demócratas promovían cuestiones más conservadoras.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos