Importancia de la Equidad de Género

En las comunidades humanas han existido desde siempre formas de inequidad e injusticia respecto de aquellos a los que se consideraba más débiles o menos preparados para determinadas cosas. En este sentido, la noción de la equidad de género, especialmente importante en la actualidad, es un concepto altamente novedoso que pone de manifiesto la desigualdad que existe respecto de los hombres sobre todos los demás géneros.

¿Qué es el género y cómo se define?

Para comprender mejor qué es la equidad de género, es interesante aprender qué significa el concepto de género y cómo lo utilizamos hoy en día. El mismo, como muchos otros conceptos sociales, ha ido variando en gran modo a lo largo de la historia. En la actualidad, el género es entendido entre los sectores que llevan adelante este debate como la elección identitaria sexual que pueda hacer conscientemente una persona.

El sexo comprende el conjunto de rasgos biológicos con los que nace nuestro cuerpo y el género es aquella decisión que nosotros realizamos sobre ese cuerpo y cómo nos sentimos con nosotros mismos y con el resto de nuestros pares. El género no es algo que se hereda sino que se construye.

La equidad de género: una deuda pendiente

Una vez entendido el concepto de género, podemos hablar de la problemática que se genera con la inequidad de género. Desde los comienzos de las sociedades, en casi todas ellas se estableció la noción de que el hombre era el más fuerte y más capaz de todos los géneros, así como también que la mujer debía quedar relegada sólo a la responsabilidad de las tareas domésticas. Esta dinámica, increíblemente, se mantuvo en esas mismas condiciones sin ser mutada o cambiada hasta principios del siglo XX, tal vez el siglo más revolucionario para la mujer.

Desde logros políticos, pasando por laborales y culturales hasta identitarios, sexuales y de todo tipo, la mujer pudo luchar y lograr que se cambien muchos elementos que representaban desigualdad frente al hombre. Sin embargo, el desequilibrio todavía existe y aún hoy encontramos prácticas, formas de comportamiento o actitudes que reproducen la idea de que la mujer es inferior al hombre.

La equidad no es sólo un derecho, es también un deber

En los últimos tiempos han surgido en la mayoría de las sociedades occidentales una gran variedad de géneros que, al igual que la mujer, presentan condiciones de vida desiguales frente a la predominancia del hombre y de lo masculino. Reconocer los derechos de todos estos géneros no es solamente una lucha por concretar sus derechos, tanto tiempo relegados, sino que es además un deber que tiene que ver con la idea de que somos todos seres humanos y por lo tanto debemos ser tratados y reconocidos del mismo modo.

La posibilidad de debatir y charlar sobre estas cuestiones, así como luchar en favor de ello, es importante para asegurar a todos iguales condiciones de vida.

Fotos: Fotolia. Rawpixel - Sergey Nivens


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos