Importancia del Estado de Ánimo

estado-de-animoEl estado de ánimo define el estado interior en el que se encuentra una persona desde el punto de vista emocional. Mientras que el sentimiento y la emoción son más cambiantes, más intensos y surgen en función del momento, por el contrario, el estado de ánimo es menos intenso, más duradero y prolongado.

El sentimiento o la emoción son la respuesta ante un estímulo, por el contrario, el estado de ánimo es el fondo de la persona. El estado de ánimo es menos específico, menos concreto y menos definido que el sentimiento o la emoción.

El estado de ánimo también puede ser cambiante, sin embargo, lo habitual es que el estado de ánimo cambia después de unas horas o incluso, después de varios días. La verdadera felicidad surge de haber alcanzado una estabilidad de ánimo, de lo contrario, en caso de vivir con cambios constantes de humor la persona sufre mucho por su inestabilidad.

El estado de ánimo puede ser agradable o desagradable. Una persona se siente bien cuando está contenta y satisfecha con su situación presente. En un momento así, todo fluye mejor. En cambio, cuando una persona está enfadada, triste o decaída, también observa la realidad desde un prisma más negativo.
El estado de ánimo muestra actitudes permanentes en el tiempo que definen el modo de ser de la persona. Es decir, existen personas que tienden a ser más positivas y risueñas, mientras que otras de modo habitual tienden a ser más melancólicas.

Tener trastornos en el estado de ánimo de forma drástica, alteraciones enormes sin una causa lógica puede ser un tema de salud que requiera de un tratamiento psicológico adecuado. La depresión que es uno de los problema de salud emocional más habituales del siglo XXI muestra una alteración en el estado de ánimo.

Las personas que tienen un estado de ánimo cambiante tienen dificultades en sus relaciones sociales porque los demás no comprenden los cambios de actitud. Por pura felicidad interior, es importante cultivar el autoconocimiento para conocerte a ti mismo y corregir ciertas actitudes que te hacen sufrir. Puedes buscar el equilibrio en tu estado de ánimo aprendiendo a reflexionar sobre los sentimientos para no ser víctima de la emoción.

Lo ideal es que tú decidas tu estado de ánimo, es decir, que decidas de una forma consciente cómo te quieres sentir. Para ello, tienes que poner el foco de atención en el pensamiento. Cuando tienes pensamientos positivos te sientes mejor porque el pensamiento influye en el sentimiento y éste, se refleja en la acción.

A nivel de estado de ánimo, existen personas cuyo momento más difícil es la mañana cuando necesitan su ritmo para adaptarse a la rutina del nuevo día.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos