Importancia del Estado de Emergencia

Las naciones deben estar preparadas ante posibles desgracias o situaciones excepcionales. Cuando estas se producen es posible proclamar el llamado estado de emergencia. Se trata de hacer frente a algún tipo de urgencia social.

Las principales situaciones que pueden formar parte de esta categoría son las siguientes: catástrofes naturales, epidemias, conflictos sociales de gran intensidad, rebeliones armadas y, en última instancia, cualquier suceso en el que se ponga en peligro la vida de las personas o la seguridad nacional.

¿Qué implica la declaración de esta magnitud?

En la constitución de cada país se establece en qué circunstancias y de qué manera se debe poner en marcha la emergencia nacional. Como es lógico, se trata de solucionar un problema muy grave y para ello es necesario tomar medidas drásticas.

En líneas generales, las medidas que se pueden adoptar son las siguientes: limitación de las libertades individuales, control del ejército del área afectada, control de las comunicaciones, etc. Todo ello va acompañado de una declaración oficial en la que se indica cuándo empieza y cuándo termina el estado de emergencia.

Como consecuencia de las medidas adoptadas, es bastante probable que se produzca una inestabilidad social, situaciones de corrupción y posibles abusos.

En síntesis, se podría afirmar que el estado de emergencia se proclama para solucionar un problema de gran magnitud, pero la declaración de emergencia no está exenta de riesgos e inconvenientes.

¿Qué dice la Constitución española sobre las situaciones excepcionales?

En el texto constitucional vigente se indican tres situaciones de emergencia que van de menor gravedad a máxima gravedad: estado de alarma, estado de excepción y estado de sitio.

El estado de alarma se aplica cuando ocurren situaciones graves e imprevistas, como un problema sanitario potencialmente peligroso, terremotos, incendios, inundaciones, problemas de desabastecimiento, etc. La declaración de alarma tiene una duración de 15 días y puede afectar a una parte del territorio nacional o al país en su conjunto. Hay que tener en cuenta que esta situación no implica la suspensión de derechos individuales.

El estado de excepción se decreta cuando se produce una limitación grave del ejercicio de los derechos y libertades o cuando no funcionan los servicios públicos básicos

La declaración de excepción tiene una duración de un mes y en ella se contempla la posibilidad de suspender los derechos fundamentales de los ciudadanos.

El estado de sitio se puede declarar cuando existe una amenaza contra la soberanía nacional, un peligro contra la integridad territorial de España o cualquier situación que atente contra los principios recogidos en la Constitución española.

Imagen: Fotolia. La Gorda - Pavel Losevsky


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos