Importancia de los Factores Abióticos

factores-abioticosLos factores abióticos (agua, luz, aire y sales minerales) son imprescindibles en nuestro entorno; y es que sin estos factores, la vida no podría desarrollarse en nuestro planeta, pues gracias a ellos las células de nuestro cuerpo, y del resto de los seres vivos, pueden incrementarse y sobrevivir.

Resulta paradójico que este tipo de factores sean imprescindibles para la vida, pues lo cierto es que todos ellos son inertes, no tienen vida por ellos mismos. No obstante, sin estos factores los factores bióticos tampoco podrían subsistir.

Si nos fijamos por ejemplo en el agua y atendemos al dato de que el cuerpo humano del ser humano cuenta con un 65% de la misma, entenderemos que su relevancia.

El agua es, además, el medio ideal para transmitir los nutrientes y permitir la síntesis de compuestos. Sin ella, las funciones vitales más simples no podrían realizarse por lo que moriríamos. Así, es cuanto menos curioso que una persona pueda aguantar más tiempo sin comer que sin beber.

Es cierto que muchos organismos están diseñados para aguantar mucho tiempo sin ingerir agua. Organismos acostumbrados a vivir en situaciones extremas en las que este factor no abunda. Aun así, todos los organismos vivos necesitan, en mayor o menor medida, dicha agua.

La luz es otro factor abiótico esencial para la vida. Pensemos en el mundo vegetal; y es que sin ella, la fotosíntesis no podría realizarse. Sin dicha fotosíntesis las plantas morirían y por tanto la cadena alimenticia se vería completamente afectada, llegando incluso a terminar con la vida de todos los seres vivos del planeta.

Desde un punto de vista simplista, pues el aire cuenta con muchísimas otras funciones y compuestos, sin el oxígeno que hay en él no podríamos vivir. La mayoría de seres vivos necesitan el oxígeno para poder subsistir. Al respirarlo, expulsamos dióxido de carbono que es absorbido por los vegetales para realizar la ya nombrada fotosíntesis. Tras ello volveremos a contar con oxígeno. Esta cadena es importantísima y completamente imprescindible para que exista vida en la tierra.

Finalmente nos quedan las sales minerales, un factor abiótico del que tampoco podríamos prescindir. Las diferentes sales minerales regulan un sinfín de aspectos determinantes en los organismos vivos. Así, gracias a ellas podemos regular aspectos como los sistemas enzimáticos o incluso controlar la coagulación de la sangre.

Por todo ello, teniendo en cuenta lo importante que son estos factores abióticos, es necesario que cuidemos todos y cada uno de los mismos. Pues sin ellos, los seres vivos de este planeta de desplomarían como un auténtico efecto dominó.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos