Importancia de la Fe y Esperanza

Hay ciertos valores y actitudes que son necesarios para poder llevar adelante la maravilla que es la vida de un modo más sensato y con mayor fortaleza. Muchos de estos valores suelen relacionarse con elementos o aspectos religiosos pero también pueden ser aplicados a una vida laica que no disponga de alguna creencia en particular. De cualquier modo, son valores importantes en nuestra vida y pueden ayudarnos a sobrellevar mejor diferentes situaciones.

La necesidad de creer en algo y encontrar respuestas

Si bien hoy en día las sociedades occidentales han crecido hacia una cada vez mayor laicicidad y secularización de la vida, la realidad nos demuestra que el ser humano, al ser un ser pensante, se plantea preguntas o cuestiona su vida y desea encontrar respuestas incluso allí donde sabe que nunca las podrá tener.

La fe y la esperanza son dos formas que ha encontrado el ser humano de encontrar respuestas con las que se sienta cómodo, que le sean creíbles y accesibles como para poder tolerar aquellas cosas que son dolorosas, inexplicables, repentinas. La fe y la esperanza también dan valor para enfrentar momentos de duda, de miedo, de incertidumbre o de ansiedad con una fortaleza mucho mejor construida. No depende de si uno cree en un dios o en alguna entidad divina sino que depende de la fe que uno desarrolle en sí mismo.

¿Qué dicen las religiones sobre esto?

Sin necesitar hacer distinciones entre religión y religión, es claro que todas ellas le dan a la fe y a la esperanza un lugar central a la hora de construir la identidad del creyente. No es posible que exista la religión sin la fe de los seguidores porque es ella la que hace que una persona pueda creer en algo que no vio, que no está presente en cuerpo y forma sino que es más que nada algo simbólico y que nosotros decidimos que nos acompañe o no.

La fe en una religión y la esperanza de que las cosas que estén mal puedan solucionarse hacen que el ser humano encuentre alivio y pueda lidiar con todo lo que es inexplicable. Al mismo tiempo, nos dan una rutina para tener en cuenta en nuestras vidas cotidianas, tratando de aplicar estos elementos a diferentes situaciones de nuestra vida, especialmente en el trato con otras personas, en los vínculos sociales, en la compasión, el acompañamiento y en la tolerancia respecto de las necesidades de los demás.

Imágenes: Fotolia. Dvarg - Majivecka

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos