Importancia de las Feromonas

Las feromonas, un tipo muy particular de sustancia química, capaces de producir ciertas señales por parte de cuerpo, abren la puerta a un mundo de nuevas complejidades dentro de las interacciones de los miembros de una misma especie, y a su vez, de las barreras invisibles que separan a las distintas especies entre sí.

Su silenciosa presencia ha hecho que, la importancia de las feromonas en el reino animal fuese una forma de interacción y un medio de comunicación bastante desconocido hasta hace relativamente poco, aunque ya afortunadamente son cada día más los estudios y avances que se realizan sobre dónde y cómo influyen en el organismo y en sus roles en la naturaleza.

Las feromonas tienen también un alto grado de conexión con los procesos hormonales encargados de la procreación, por lo que el nivel en el cual éstas son producidas por el organismo varía según la necesidad que el individuo tenga de atraer al opuesto de su misma especie, sin embargo, existen situaciones diversas en el cual las feromonas pueden ser producidas y liberadas en altas cantidades, demostrando que también cumplen un papel importante entre los mecanismos de defensa con los que cuentan los animales.

En términos generales, las feromonas son un medio de comunicación que permite la transmisión y recepción de información, sin la necesidad de un contacto directo y mucho antes de que quien las perciba logre captar por medio de otros sentidos la presencia de quien las libera, sirviendo a su vez para dejar “huellas” en el camino que sirvan tanto para orientar a los miembros de una misma especie, como para ahuyentar a los potenciales depredadores naturales, viéndose con todo esto que la importancia de las feromonas es trascendental para el desarrollo de las especies y las relaciones ecológicas entre éstas.

Naturalmente atractivos

La principal función que se le atribuye a las feromonas, es la de intervenir en los procesos de atracción entre ambos sexos de una misma especie. Machos y hembras producen y liberan feromonas destinadas a garantizar un romántico encuentro y así permitir la reproducción sexual de las especies, con lo que a la vez se mantiene su supervivencia, ¿Pero cómo es que se produce esa magia?

Hasta hace no mucho se consideraba que las feromonas eran simples sustancias destinadas a producir un olor en específico con el cual se pudiesen reconocer con mayor facilidad los miembros de una misma especie.

No obstante, a medida que las investigaciones científicas sobre el tema han ido profundizando más en los mecanismos por medio de los cuales estas sustancias son captadas, se ha logrado revelar una red mucho más compleja, que permite comprender la importancia de las feromonas a niveles ya no sólo de olfato, sino de toda la neuroquímica hacia la que estas sustancias están destinadas a activar, por lo que ciertamente puede decirse que entre dos individuos realmente existe una química que los conecta, o que incluso puede hacer que se rechacen, sin que nada tengan que ver los aspectos de la personalidad o la apariencia a los que tanto peso les damos.

Así que en algunas ocasiones, la atracción o repudio entre dos o más personas – u otros animales – puede ser sólo un mero asunto de feromonas.

Usos provechosos de las feromonas

Una de las mayores aplicaciones actuales de las feromonas es la del control biológico de plagas.

Los insectos también tienen sus propias feromonas para reconocerse y aparearse, así que sin mayores titubeos, muchas han sido las líneas de investigación científica que se han activado en el mundo para dedicarse en primer lugar a la identificación de estas sustancias en cada caso, debido a que son distintas en cada especie y, posteriormente, realizar la comprobación de que efectivamente las sustancias encontradas son las feromonas correctas.

Una vez identificadas las feromonas de la especie seleccionada, se requiere estudiar cómo pueden ser producidas estas sustancias de manera artificial y en grandes cantidades para así finalmente lograr destinarlas a su aplicación en los cultivos.

Todo esto, con el propósito de atraer a los "bichos" hacia áreas lejanas a los cultivos que puedan afectar, bien sea por ser portadores de enfermedades que afecten específicamente a las plantas del cultivo o porque en sí mismos representen una amenaza directa para éstas, convirtiéndose esta engañosa estrategia de atracción a base de feromonas sintéticas, en una gran solución, tanto para la conservación de las especies de insectos, como para la reducción progresiva del uso de agrotóxicos, a medida que se asume la importancia de las feromonas por parte de los cultivadores y que avanzan los estudios científicos sobre cada una de las especies de insectos que afectan a los cultivos.

Por otra parte, también la atracción entre las personas demuestra ser una área de relevancia, encontrando una particular aplicación en la industria cosmética, a través de su incorporación en ciertos perfumes, sin embargo, poco es lo que se ha logrado demostrar sobre la utilidad real que tiene este uso.

Referencias bibliográficas

BLANCO METZLER, H. (2004). Las feromonas y sus usos en el manejo integrado de plagas.

LÓPEZ, Angel Alonso Romero; ARZUFFI, René; MORÓN, Miguel Ángel (2005). Feromonas y atrayentes sexuales de coleópteros Melolonthidae de importancia agrícola. Folia Entomológica Mexicana, vol. 44, no 2, p. 233-245.

Lehninger, A. (1977). Bioquímica. 2da Edición. Ciudad de la Habana, Cuba. Editorial Pueblo y Educación.

 

Relacionado

Comentarios

Sea el primero en comentar, exprese una opinión/crítica del tema, para sumar valor. Los comentarios son moderados, y su email nunca se compartirá. Gracias.

 

Recomendamos