Importancia de la Física

La física es una de las ciencias básicas más antiguas que existen, teniendo una importancia inestimable para la comprensión de los fenómenos naturales presentes en el universo hasta la evolución de la humanidad hasta el punto en que nos encontramos hoy.

La autora de este artículo asume que en su juventud llegó a preguntarse “¿de qué serviría aprender fórmulas y conceptos de la física?”. Pues bien, es cierto que las fórmulas no serán una constante en la vida de cada persona, pero la física sí. Está presente en casi todo lo que involucra nuestra vida de forma tan rutinaria que pasa desapercibida. La luz eléctrica, el automóvil que nos lleva a algún lado, cocinar en una estufa de gas son ejemplos de cómo la física es útil, pero no se engañen pensando que es solo en las comodidades que está presente. ¿Sabes aquel pan que dejaste olvidado fuera del envase, que se puso duro, o aquella vez que corriste hasta la parada del autobús antes de que este llegara? También involucran la física.

Es gracias al estudio de la física que encontramos la respuesta a los fenómenos naturales y con este conocimiento podemos desarrollar técnicas sobre cómo dominar o mejorar los procesos utilizándolos a nuestro favor. Sobre el ejemplo del pan que citamos, observamos que la blandura de su estado inicial está asociado a la disponibilidad de agua en su interior, que al estar en contacto con el aire, sufre el intercambio de humedad, perdiendo agua con el ambiente y así, como resultado, el pan se endurece. En base a esta información, pasamos a almacenar el pan en una bolsa o envase hermético, que en este caso será una barrera entre el alimento y el medio ambiente, para poder conservarse por más tiempo.

Es virtualmente imposible para muchos de nosotros imaginar la vida sin las ventajas tecnológicas que nos rodean, pero nada de esto sería posible sin una comprensión de la ciencia detrás de este conocimiento. Esta comprensión va mucho más allá de conservar un alimento o conocer las ventajas de la electricidad, ya que las personas con una buena comprensión de la física básica pueden prevenir ciertas situaciones peligrosas e incluso salvar la vida de alguien.

Origen de la física como ciencia

La física se define como la ciencia que se dedica a la investigación de los fenómenos naturales en sus más diversos aspectos en la búsqueda del conocimiento sobre las propiedades y relaciones de la materia y la energía. Se puede decir que su origen está ligado a los filósofos de la naturaleza en la antigua Grecia quienes negaban explicaciones místicas a los fenómenos que observaban y comenzaron a racionalizar teorías sobre los hechos que los rodeaban.

Muchos siglos después, en la época del Renacimiento, hubo un gran avance en la física con nombres como Galileo y Newton, y con el conocimiento acumulado por muchos estudiosos surgieron formulaciones, experimentos y principalmente interpretaciones basadas en hechos expresados en lenguaje matemático, es decir, ecuaciones.

A partir de esta amplia y creciente gama de informaciones que fueran surgiendo/descubriéndose a lo largo de los años, aparece la necedad de dividir esta ciencia en áreas y, consecuentemente, en subáreas, siguiendo su desarrollo y avances tecnológicos. Así, tenemos la física clásica y la física moderna como las dos ramas principales. El primero dirige sus estudios a fenómenos macroscópicos como la termología, la óptica, la mecánica, las ondas y la electricidad. La Física Moderna, por su parte, se ocupa de fenómenos microscópicos, cuyo estudio, como se mencionó anteriormente, fue posible gracias a los avances tecnológicos en las subáreas de la mecánica cuántica, la física nuclear y la relatividad.

La física en la vida cotidiana

Hay tantos conceptos relacionados, desde el movimiento de nuestro cuerpo hasta el lanzamiento de un cohete al espacio, que describirlos todos es casi imposible. Sin embargo, el conocimiento sobre ciertos fenómenos físicos se ha vuelto fundamental para la seguridad y la supervivencia humana, y se transmite entre las personas durante generaciones, incluso sin una comprensión correcta de por qué. Con la expansión de los estudios e investigaciones y una mejor comprensión de cómo sucede todo, la física comenzó a enseñarse en las aulas desde la infancia.

Así, por ejemplo, en medio de una tormenta siempre debemos evitar los espacios abiertos, ya que los rayos tienden a ser atraídos por el punto más alto, es decir, una persona o un poste. Tampoco es seguro acercarse demasiado a un árbol porque la savia que se encuentra en su interior es un buen conductor eléctrico, lo que aumenta las posibilidades de que le caiga un rayo, lo que hace que sea muy común que los automóviles estacionados debajo de los árboles sufran daños por ramas que se quiebran (sin mencionar la acción de la fuerza del viento).

 

Relacionado

Comentarios

Sea el primero en comentar, exprese una opinión/crítica del tema, para sumar valor. Los comentarios son moderados, y su email nunca se compartirá. Gracias.

 

Recomendamos