Importancia de los Glóbulos blancos y glóbulos rojos

globulos-blancos-y-globulos-rojosLos glóbulos blancos y los glóbulos rojos son parte imprescindible de la sangre del hombre. Así, además de plasma, nos encontramos con una parte sólida que son estas células, cuyas funciones principales son oxigenar cada uno de nuestros órganos y partes del cuerpo y defender nuestro organismo de agentes externos que puedan "enfermarnos".Podemos decir que es el combustible que hace que nuestro cuerpo funcione correctamente.

Los glóbulos rojos o hematíes son los encargados de recoger oxígenos y transportarlo por todo nuestro cuerpo. Así, todos nuestros tejidos son oxigenados gracias al torrente sanguíneo. Estos glóbulos rojos son esenciales para que nuestra sangre esté cargada de los nutrientes necesarios para alimentar a todas las células de nuestro organismo.

Si bien es cierto que mantener nutridas a las células es importante, también es destacable otra función de estos glóbulos rojos, que es la de conducir los productos de desecho hasta los órganos excretores.

Por otro lado, tenemos a los glóbulos blancos, la artillería pesada de nuestro cuerpo a la hora de enfrentarse a bacterias y otro tipo de agentes externos peligrosos. Lo cierto es que muy blancos no son, pues realmente son incoloros, pero teniendo en cuenta la gran cantidad de infecciones que hay actualmente en nuestro entorno, es evidente que sus funciones son tan o más importantes que las de los glóbulos rojos.

Cabe destacar que los glóbulos rojos tienen únicamente una clase, pero glóbulos blancos hay varios tipos. Así, cada uno de ellos tendrá una función y por tanto un papel importante dentro de nuestro organismo. Unos, por ejemplo, se encargarán de destruir las células muertas de nuestro cuerpo, que aunque no lo creamos, pueden ser muchas. Otros son los encargados de producir los anticuerpos que atacarán directamente a los virus que entren en nuestro cuerpo.

Ambos tipos de glóbulos, blancos y rojos, son esenciales en nuestro torrente sanguíneo que gracias al corazón es impulsado a través de las arterias y capilares por todo nuestro organismo. Así, una deficiencia de alguno de estos dos tipos de glóbulos podría ocasionar problemas de lo más serios a nuestro organismo.

Así, si por ejemplo no contamos con muchos glóbulos rojos es posible que comencemos a padecer anemia, que se traduce en síntomas como debilidad extrema, dolor de cabeza y problemas de concentración, entre muchos otros. Por otro lado, si no contamos con suficientes glóbulos blancos, nuestro cuerpo estará más desprotegido frente a virus e infecciones, siendo mucho más factible que caigamos enfermos en cualquier momento.


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos