Importancia del Grupo de Lima para la Crisis en Venezuela

Es un bloque conformado por 14 de los países más importantes de América (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Guyana, Paraguay, Santa Lucía, Honduras, Costa Rica, Canadá, Guatemala, México y Panamá), nacido en agosto de 2017, con motivo de seguir y alcanzar una solución pacífica a la crisis que atraviesa Venezuela desde el año 2013 y que fue agudizándose progresivamente.

América y Europa unidos contra el autoritarismo venezolano

Si bien Estados Unidos, Jamaica, Bahamas, la Unión Europea (UE), y la Organización de Estados Americanos (OAE) lo avalan, no lo integran.​

Restaurar la democracia y cesar la violencia

Designado de ese modo por haberse realizado la primera reunión en la capital peruana de Lima, dichas naciones le han exigido a la cabeza del ejecutivo venezolano, Nicolás Maduro, que convoque y celebre elecciones libres y transparentes, libere a los presos políticos, acepte la llegada de ayuda humanitaria y que permita que su país retome la vía institucional y democrática sin más dilaciones.​

Inseguridad y violencia, actuación de grupos paramilitares, limitación de libertades individuales, persecución politica a opositores, escasez de alimentos y medicina, hiperinflación, desempleo, cierre de empresas, migración masiva, corrupción, caída del precio del petróleo, son algunas de las consecuencias más graves de la coyuntura venezolana. ​

Maduro sigue desafiando y el reclamo no se detiene

En mayo de 2018 el grupo volvió a manifestar su disgusto ante la decisión del gobierno venezolano de celebrar las elecciones presidenciales a pesar del sinfín de irregularidades observadas: inhabilitación de candidatos, prohibición de partidos políticos opositores, incompetencia de la Asamblea Constituyente, ausencia de transparencia y compra de votos, entre otras. ​

A pesar de la resistencia del Grupo y de otros organismos internacionales que adhirieron a la causa, Maduro, asumió la presidencia en enero de 2019, hecho que recrudeció el enfrentamiento interior y exterior con su regimen autoritario.​

Rechazo a una elección fraudulenta y el apoyo al presidente interino

Con la excepción del miembro México, el grupo en pleno rechazó a Maduro como nuevo presidente por considerar ilegítimas las elecciones que lo volvieron a llevar a la presidencia, mientras que aceptaron y apoyaron al joven integrante de la Asamblea Nacional, elegida legítimamente en 2015, Juan Guaidó, quien asumió la presidencia interina de Venezuela tal como avala la constitución.​

Por otra parte, y con el objetivo de debilitar a Maduro, los países del grupo han bloqueado el ingreso de cualquier funcionario venezolano, los movimientos de fondos financieros por parte de alguno de estos, el otorgamiento de préstamos, y la suspensión de arreglos militares, entre otras medidas.​

En enero, tras la asunción presidencial de Maduro, solamente avalada por un puñado de países (Bolivia, México, Uruguay, Rusia y China), la crisis recrudeció porque apareció la figura de Guaidó,

Inmediatamente después de Maduro él prestó juramento como presidente y entonces hoy el país está tironeado por dos ejecutivos diametralmente opuestos y que son respaldados también por visiones políticas muy antagónicas, como es el caso de Brasil, Estados Unidos, Chile, Colombia y Argentina, entre otros, versus China y Rusia, por citar los apoyos más poderosos de Maduro.​

Para Guaidó tarde o temprano Maduro terminará "abdicando" y allí estará él y el resto de la oposición para reconstruir la nación, así lo garantizó. ​

Ya les anticipó a las fuerzas armadas que aún apoyan al presidente Maduro que se ha aprobado una ley de amnistía para resguardar el futuro de aquellos que decidan apoyar a la república. ​

Ultimátum y presión económica al régimen

Estados Unidos y las potencias de la UE le dieron un ultimátum a Maduro para que deje de ser un obstáculo para la vuelta al camino institucional.​

Estados Unidos, uno de los socios comerciales de Venezuela en tema petróleo, ya le ha dado a Guaidó la gestión de unas cuentas bancarias de su país para que las maneje, en clara señal de su absoluto apoyo.​

El resto de los miembros del Grupo continúan el seguimiento de la crisis muy de cerca ya que los mandatarios implicados abrieron un canal directo de comunicación con Guaidó.

Que el bloque se mantenga unido y apoyando a Guaidó es crucial para lograr la salida de Maduro y para garantizar que el orden institucional no peligre.

Imagen Fotolia. Elenarts

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos