Importancia de Guardar un Secreto

Cuando confiamos un secreto a alguien estamos compartiendo algo muy personal e íntimo. En consecuencia, quien comparte nuestro secreto se convierte en el depositario de algo con mucho valor para nosotros.

Un acto de lealtad y una cuestión de principios en ciertas profesiones y actividades

Si compartimos un secreto con otra persona es por una razón evidente: creemos que esa persona es digna de nuestra confianza. Si por cualquier motivo se desvela la información que debía guardarse, se produce una deslealtad y una traición.

En la religión cristiana el sacerdote escucha en confesión a los fieles. Estos le comunican sus faltas y pecados porque saben que el confesor tiene la obligación de guardar silencio. El secreto de confesión para un religioso no tiene como propósito el encubrimiento de una acción ilícita sino que su finalidad es proteger la intimidad de los fieles. En este sentido, el sacerdote tiene la obligación de no desvelar ningún tipo de información que ha obtenido en el acto de la confesión, incluso aquella que pudiera constituir un delito.

Los profesionales de la medicina tienen que cumplir un código deontológico en el ejercicio de su profesión. Uno de los preceptos de obligado cumplimiento es mantener en secreto la intimidad de sus pacientes.

La información sobre la vida de los demás es muy delicada y por este motivo existen leyes al respecto. En la mayoría de países hay una ley de protección de datos y con ella se pretende preservar la confidencialidad de los datos personales de los ciudadanos.

Si un sacerdote, un médico o una empresa hace un uso indebido de una información confidencial, está cometiendo un acto desleal e innoble.

Reflexiones sobre los secretos

Compartir un secreto es una acción arriesgada, pues con ella estamos poniendo en peligro nuestra libertad individual.

Antes de confiar un secreto a alguien deberíamos preguntarnos por qué lo hacemos y qué conseguimos con ello. Por otra parte, hay que tener en cuenta que no todas las personas saben guardar secretos.

Cierta información personal es preferible que no se difunda y que se mantenga relativamente oculta. Así, es aconsejable no difundir nuestros planes profesionales hasta que sean una realidad. Tampoco es razonable dar a conocer nuestras acciones caritativas, pues estas deben hacerse por propia satisfacción personal y no para que los demás las conozcan.

Fotolia. klatki / marinabh


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos