Importancia de los Heterótrofos y Autótrofos

En el ámbito de las ciencias naturales, las clasificaciones han sido siempre muy útiles para categorizar a los diferentes tipos de seres vivos, sus características y aquellos rasgos que los diferenciaban del resto. La categorización entre seres vivos heterótrofos y seres vivos autótrofos es elemental y muy básica ya que a partir de ella se establece una distinción específica entre los seres que se alimentan a partir de otros seres vivos (heterótrofos) y los que se alimentan de sustancias (autótrofos).

Los seres autótrofos son tal vez los que permitan que existamos todos los demás seres vivos

Para comenzar a diferenciar entre las dos categorías mencionadas, podemos decir que los seres autótrofos son los que consumen sustancias naturales que ellos mismos transforman en alimento. Tal como lo dice su nombre, producen su propio alimento a partir de lo que absorben de la naturaleza. El ejemplo más claro de este grupo es el de todas las formas vegetales que necesitan luz y agua, sustancias que son transformadas internamente en alimento.

Los seres autótrofos son independientes de otros seres y aunque no son completamente independientes del entorno, no necesitan consumir otros seres vivos para poder subsistir. Esto se debe a que su alimentación se da gracias al proceso de fotosíntesis. Este proceso, justo como lo señala la palabra, significa la sintetización de la luz o la energía solar como fuente de alimento. Ninguno de los restantes seres vivos cuenta con esta función.

Los seres heterótrofos son los que complejizan la cadena alimenticia y hacen que el planeta sea extremadamente variado

Un tipo muy distinto de seres vivos es el de los seres heterótrofos. Aquí incluímos a todos los animales y obviamente a los seres humanos que necesitan consumir otros seres vivos para poder subsistir. Mientras hay ciertos tipos de animales que se alimentan a base de vegetales (aquellos a los que conocemos como herbívoros), otros se alimentan de otros animales (carnívoros) y otros que como el ser humano pueden consumir diferentes combinaciones de alimentos (omnívoros).

Los seres heterótrofos no son independientes ni del entorno ni de otros seres vivos y esto es así ya que son parte secundaria de la cadena de alimentación. Esto quiere decir que al no ser la parte primaria siempre van a depender de la existencia de otros, del reino vegetal u otros animales que se alimenten a partir de ellos. Los seres heterótrofos son altamente diversos y variados debido justamente a esta posibilidad de alimentarse a base de diferentes elementos.

Imágenes: Fotolia. mejn / brgfx


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos