Importancia del Holodomor

Tal vez uno de los hechos más cruentos y proporcionalmente menos conocidos del siglo XX, el Holodomor o Genocidio Ucraniano merece un lugar en el conocimiento público que permita reconocer las matanzas perpetradas y rendir homenaje a las víctimas.

Contextualización de la tragedia

Para comprender mejor la tragedia conocida históricamente como Holodomor debemos ubicarnos en el contexto histórico y social que generó o permitió que tal fenómeno tomara lugar. Para eso, tendremos que ubicarnos en un contexto de dos tipos: el económico y el político.

Mientras en 1929 estalló la mayor crisis del capitalismo de la que se tenga memoria (factor que afectó profundamente a las economías de todo el mundo), para aquella época el territorio hoy conocido como Ucrania formaba parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y se encontraba bajo el gobierno de Aleksei Rykov. Esta designación política hacía que la enorme comunidad ucraniana se convirtiera fácilmente en uno de los motores poblacionales y económicos de una región que buscaba crecer e industrializarse de manera rápida y asistemáticamente, por lo cual es comprensible que todos los ojos estuvieran puestos allí.

El desarrollo del conflicto

Podríamos decir que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) fue uno de los procesos históricos más llamativos y complejos del siglo XX. Entre sus principales ideales estuvo la implantación de un comunismo que supondría la destrucción de la propiedad privada y el establecimiento de una economía manejada fuertemente por un Estado redistribuidor de los recursos.

Así, en la década de 1930 (Holodomor tuvo lugar entre los años 1932 y 1933), el Estado soviético buscó llevar a cabo un plan de comunalización de los campos y de la actividad agrícola de modo tal de controlar este rubro central de la economía soviética para determinar dónde reubicar luego al campesinado y qué hacer con esos campos cultivables.

Muchos de los campesinos de Ucrania fueron enviados a campos de trabajo forzados y perdieron de manera forzosa sus elementos de trabajo, sus campos y sus hogares. Allí, perdidos por el frío y el hambre (Holodomor es la palabra ucraniana para "hambruna"), se estima que entre 2 millones y 10 millones de ucranianos murieron.

El legado de esta tragedia

Mientras son varios los países que hoy reconocen el genocidio ucraniano y que han solicitado su reconocimiento, así como el homenaje debido a las víctimas, el Estado ruso no ha hecho significativos avances respecto de este tema y, del mismo modo que ocurre con el Estado turco y el genocidio armenio, tampoco se ha dado un proceso de reflexión y condena histórica a los responsables de tal matanza.

Imagen: Fotolia. De Visu / Yanosh_Nemesh


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos