Importancia de la Honestidad

No hay nada más saludable y recomendable que vivir y actuar de acuerdo a lo que se es y se piensa, sin impostaciones.

Un valor que nos hace mejores personas, más felices y empáticos con el otro

Esa sinceridad con uno mismo y con el resto de las personas le aportará un valor fundamental a nuestra existencia, a nosotros como personas, y ni hablar de los beneficios que ello reportará en el camino hacia la felicidad y en el establecimiento de relaciones sólidas y sustentadas por la verdad.

El primer paso y el mayor compromiso que podemos entablar con la verdad es ser leales con nosotros mismos, solamente así podremos serlo con el prójimo.

Es preferible una verdad dolorosa que la mentira

Ahora bien, en algunas situaciones manifestarse, comportarse, de modo honrado puede dañar los sentimientos de otros, por ejemplo, cuando a un amigo le decimos que no estamos de acuerdo con algo que hace porque sabemos que no está bien, o cuando le confesamos a alguien que ya no lo amamos, sin embargo, y a pesar de ese dolor que seguramente causemos siempre será preferible frente al engaño.

La mentira, cuando se descubre in fraganti, dolerá muchísimo más que una verdad dicha en la cara y de frente.

Cuando hablamos de lo sencillo, saludable, y positivo que es actuar de manera honesta es porque hacer lo opuesto, vivir en la mentira y de engaño a engaño, es tremendamente desgastante, y a la larga generará tristeza, porque nada de lo que se genera o construye con falsedades será real.

Genera confianza y seguridad

Por lo expuesto es que a las personas que se manejan en sus actos y dichos de manera recta y digna se las valora especialmente en la sociedad, mientras que a quienes hacen un culto del embuste se los reprueba socialmente, y por supuesto jamás se les depositará confianza.

Las personas decentes, precisamente, despiertan seguridad, e invariablemente, se las elige para ser el vehículo de mensajes e informaciones a los cuales se les quiere atribuir calidad de ciertos.

Decir la verdad con afecto y respeto

Pero atención, que ser honestos no implica decir cualquier cosa sin filtro y terminar hiriendo a otro, sino manifestar la verdad pero siempre con una cuota de sensibilidad y empatía.

Por otra parte, es un acto noble y un gesto de rectitud, que cuando se comete una equivocación, se pida las debidas disculpas, y si es necesario se repare el daño que se ocasionó.

Las relaciones personales crecen y se hacen más estables cuando media el amor verdadero y el respeto, y en ello la honestidad es un componente y camino esencial.

Ser honestos en la vida cotidiana es una obligación, actuando siempre con la verdad y buena fe, y obrando en consecuencia, esperando recibir a cambio las mismas acciones, y haciendo que tengamos una conciencia tranquila, aplicable a una gran cantidad de casos y ámbitos, evitando la mentira y engaño.

Entonces podemos considerar que la Honestidad es una acción netamente voluntaria, con tendencia hacia el bienestar común, y buscando además que las distintas situaciones de nuestra vida se resuelvan de la forma más correcta posible de acuerdo a nuestros valores morales.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos