Importancia de los Humedales

En los humedales se acumula agua en abundancia de manera permanente o temporal. No todos ellos tienen las mismas características, ya que pueden tener aguas estancadas o corrientes similares a las que tienen los ríos. Por otro lado, su agua puede ser salada como en el mar o dulce como en los ríos.

En su mayoría tienen un origen natural, pero algunos de ellos han sido creados por el hombre para algún tipo de cultivo o como zona de recreo.

Una reserva estratégica de agua

Sin el recurso del agua es imposible el cultivo o cualquier forma civilizada de existencia. En este sentido, los humedales son importantes porque representan los mayores reservorios de agua del planeta. Esto implica que muchas formas de vida dependen directamente de ellos. Estos ecosistemas contienen abundantes nutrientes que permiten la supervivencia de especies animales y vegetales muy diversas.

Hay que indicar que en estos ambientes se asientan grandes cantidades de carbono en los suelos y el carbono es imprescindible para el desarrollo de las plantas, las cuales son fundamentales para frenar el avance del efecto invernadero. No hay que olvidar, por otro lado, que el proceso de la fotosíntesis también está relacionado directamente con el papel que tienen los humedales.

Muchas aves migratorias dependen del estado de los humedales, pues son usados como paradas obligatorias para la reproducción o la alimentación de las aves. De esta manera, si desaparece un humedal en la ruta de una especie migratoria, dicha especie podría llegar a desaparecer.

Los humedales acumulan el agua durante el periodo de lluvias y cuando deja de llover van liberando durante meses toda el agua acumulada. Por este motivo, se podría afirmar que estos ecosistemas se encargan de la distribución del agua.

Los humedales pueden servir para tratar las aguas residuales

A través de técnicas de ingeniería es posible canalizar las aguas contaminadas y, tras un proceso de transformación, convertir el agua en un bien destinado al consumo humano. Para que esto sea posible se utilizan plantas que se adaptan bien a los humedales, como el junco o la espadaña. Si tomamos como referencia la espadaña, esta planta herbácea absorbe con facilidad los minerales pesados de las zonas donde habita y, por lo tanto, se considera una planta descontaminante.

Para que este proceso sea posible es necesario crear sistemas de confinamiento del agua, ya que de esta manera el agua no traspasa los límites del humedal (uno de los aspectos imprescindibles es la creación de fosas sépticas artificiales en las que se acumulan los materiales sólidos contaminantes). Este tipo de sistemas de tratamiento de aguas residuales tienen un costo comparativamente inferior a otros procedimientos mucho más sofisticados tecnológicamente.

Imágenes: Fotolia. Silvano Rebai - Curioso


 
 


Cómo citar para tu trabajo?

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos