Importancia de saber identificar la Fibromialgia

A lo largo de la historia la medicina han surgido un sin número de enfermedades que la ciencia nos ha ayudado a comprender, pasando de las antiguas teorías Hipocráticas de los Miasmas a las complejas descripciones de los fenómenos biológicos tanto a nivel químico, físico como molecular, y la relación de las distintas alteraciones que pueden sufrir estos procesos con el desarrollo de las enfermedades. Sin embargo, y pesar de toda está a innovación, aún existe un grupo de personas con las que la medicina no ha hecho justicia.

El dolor en un síntoma subjetivo, una experiencia muy particular y propia de quien la padece, por lo que se asocia con una serie de factores emocionales de los cuales no se puede desvincular. En el pasado muchas personas que manifestaban dolor generalizado sin una causa aparente y sin síntomas de inflamación acompañado por fatiga e intolerancia el ejercicio eran considerados Hipocondríacos, hoy en día los médicos hemos dejado se llamarlos de esa manera al darnos cuenta de este tipo de dolor es la principal manifestación de una enfermedad reumática, aun poco comprendida, que se conoce como Fibromialgia.

La palabra Fibromialgia hace referencia a la presencia del dolor en los músculos y los tejidos fibrosos de los ligamentos y tendones, que suele acompañarse por fatiga, depresión en insomnio. Esta condición afecta de un 2 a un 6% de la población general. Aproximadamente 7 de cada 10 personas afectadas son mujeres con edades comprendidas entre los 20 y 50 años, aunque cada vez se están presentando más casos en personas entre la séptima y la octava década de la vida.

¿Cómo saber si tengo Fibromialgia?

La Fibromialgia es una enfermedad que produce únicamente cambios objetivos en el examen físico, los estudios de laboratorio y los estudios de imagen como las radiografías, tomografías y resonancias magnéticas suelen ser normales, lo cual frustra al paciente y al médico poco entrenado, convirtiéndola en una enfermedad cuyo diagnóstico se hace al descartar las demás causas de estos síntomas.

El origen de esta enfermedad se encuentra en cambios presentes en algunos neurotransmisores, que son sustancias químicas encargadas de regular el funcionamiento tanto del cerebro como de las demás estructuras del sistema nervioso. Los principales cambios ocurren en los niveles de la Serotonina y la Sustancia P, neurotransmisores relacionados con la regulación procesos como el estado de ánimo, el dolor y el sueño en su fase no REM, este cambio en la normal arquitectura del sueño afecta la secreción de la Hormona de Crecimiento, lo cual se relaciona con fenómenos como la persistencia del dolor por largos períodos de tiempo después de practicar algún tipo de actividad física.

Las personas con Fibromialgia suelen presentar altos niveles de estrés, coexistencia de otras enfermedades reumáticas como la artritis, así como antecedentes de traumatismos especialmente a nivel de columna cervical entre los que destaca el Síndrome de Latigazo Cervical. Todas estas condiciones pudieran tener alguna relación con el desarrollo de esta enfermedad aunque aún no existe una firme evidencia de esta asociación.

Como se enunció anteriormente, el diagnóstico de la Fibromialgia es eminentemente clínico, es decir, se sustenta en los síntomas que refiere al paciente los cuales deben tener una duración de al menos 3 meses, acompañado del hallazgo al examen físico del dolor a la palpación de al menos once de dieciocho puntos bien definidos distribuidos en tronco y miembros. Los pacientes con Fibromialgia suelen tener además síntomas de otra de enfermedad conocida como colon irritable, que también se relaciona con la disminución que los niveles de la Serotonina.

Arte Fotolia: Adrenalinapura

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos