Importancia de las Infraestructuras

Un puente colgante, una red ferroviaria o el sistema de alcantarillado de una ciudad son distintos tipos de infraestructuras que permiten la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

¿Qué aportan las diferentes infraestructuras a la economía de un país?

Imaginemos un país sin aeropuertos, sin vías de ferrocarril, sin puertos fluviales o de mar y con una única carretera para acceder a él. Unas infraestructuras tan precarias, tendrán consecuencias para el comercio, el turismo y la movilidad de sus habitantes. Con este sencillo ejemplo, se pone de manifiesto un hecho: las infraestructuras de una nación son esenciales en todos los ámbitos de la economía.

Si alguien quiere enviar una mercancía a 1000 km de distancia, esta acción puede estar relacionada con diversas infraestructuras: un puerto o un aeropuerto, una zona franca, un polígono, una carretera, etc.

Si una compañía multinacional decide instalarse en un país, uno de los aspectos que deberá analizar es precisamente qué tipo de infraestructuras hay y todo lo relacionado con ellas.

Las infraestructuras facilitan la actividad laboral y comercial. Así, gracias a ellas, las tareas de proveedores y distribuidores son mucho más fáciles y los clientes también se benefician de muchas maneras (por ejemplo, si se compra un producto vía online llegará antes a la casa del comprador si está rodeado de buenas infraestructuras).

En síntesis, las infraestructuras son relevantes porque limitan o potencian las opciones de desarrollo personal o empresarial.

La energía, el agua y los servicios que empleamos dependen de unas infraestructuras

Detrás de la acción de abrir un simple grifo o encender un interruptor de la luz hay siempre un compleja infraestructura. Si tomamos como referencia el agua que llega a nuestros hogares, las infraestructuras que participan son las siguientes: embalses de agua, sistema de alcantarillado, plantas depuradoras, sistemas de bombeo para filtrar el agua, etc. El agua potable que necesitamos requiere de sistemas de captación, almacenamiento, de control y de distribución.

El control del agua en la civilización del Antiguo Egipto

El control del agua del río Nilo permitió el desarrollo de la civilización de los faraones. A pesar de encontrarse en pleno desierto, el territorio de Egipto contaba con una agricultura avanzada y un suelo fértil porque los egipcios sabían cómo desviar las aguas utilizando represas y canales.

La construcción de canales impulsó la agricultura, pero también la pesca, el comercio y la difusión de la cultura (el llamado Canal de los Faraones fue una vía de comunicación que unía el Mar Rojo y el Mar Mediterráneo).

Imágenes: Fotolia. Laurens - Celeste Clochard


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos