Importancia del Movimiento Insumiso en España

En España el servicio militar obligatorio dejó de existir en 2001 tras más de 200 años de vigencia. El motivo oficial por el cual se abolió la "mili" fue la necesidad de crear un ejército profesional en el que no tenía sentido el reclutamiento forzoso. Sin embargo, hubo otra razón que no fue menos importante: las protestas del movimiento insumiso no dejaban de crecer desde la década de 1970. Quienes formaron parte de este movimiento de desobediencia civil ganaron una batalla importante sin necesidad de tomar las armas.

El antimilitarismo en la historia reciente de España Durante la guerra civil española y a lo largo del periodo franquista algunos miembros de los Testigos de Jehová se negaron a cumplir con el servicio militar. Según la mayoría de fuentes históricas, en 1971 Pepe Beunza fue la primera persona en España que se declaró objetor de conciencia por motivos ideológicos y no religiosos (ese mismo año un consejo de guerra le condenó a 15 meses de prisión).

La expresión antimilitarista fue gradualmente en aumento y en 1977 se organizaron huelgas de hambre en varias ciudades españolas para reclamar que los objetores de conciencia fueran liberados de las prisiones.

Para frenar el movimiento de insumisión el gobierno de Felipe González aprobó en 1984 la Ley de Objeción de Conciencia, pero dicha ley no entró en vigor hasta 1989

A partir de este reconocimiento legal quienes se negaban a realizar la "mili" podían cumplir con un servicio social como alternativa durante un periodo de 18 meses (esta opción fue conocida como Prestación Social Sustitutoria). Las protestas antimilitaristas no dejaron de crecer y en 1991 el gobierno se vio forzado a dar un nuevo paso: los insumisos serían juzgados por un tribunal civil y no por un tribunal militar.

El clima social antibelicista se agudizó durante la primera Guerra del Golfo y en 1998 se llegó a una situación paradójica: el número de objetores de conciencia era superior al de soldados de reemplazo. Finalmente el gobierno del Partido Popular despenalizó la insumisión y seguidamente se aprobó un decreto con el que se ponía fin al servicio militar obligatorio. En 2002 salieron de la cárcel los últimos insumisos.

Un movimiento transversal

Los insumisos no estaban integrados en ningún partido político convencional. Pertenecían a grupos muy diversos: cristianos de base, anarquistas, agrupaciones antisistema y colectivos de nacionalistas vascos y catalanes que se oponían a la idea de España como nación. En 1977 se formó una plataforma en la que se aglutinó a las diferentes corrientes antimilitaristas, el Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC). Paralelamente, el debate político relacionado con la incorporación de España en la OTAN hizo que muchos jóvenes se acercaran al movimiento insumiso.

Imágenes Fotolia: teracreonte, cunaplus

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos