Importancia de La Violencia (1948-1958 en Colombia)

Fue un período en la historia de Colombia signado por la violencia política y adueñado de un claro ánimo contrario a la democratización de la nación, en el marco de la histórica disputa entre liberales y conservadores, estos últimos en el ejercicio del poder.

Si bien no se lo catalogó formalmente como una guerra civil, los asesinatos, las persecuciones, la violación y destrucción de la propiedad privada, y los actos de terrorismo dominaron la realidad nacional.

Un ataque directo a la democracia

El hecho desencadenante de tamaña crisis de violencia, que duró una década aproximadamente, fue el asesinato del caudillo liberal, jefe de dicho partido y candidato a presidente, Jorge Eliécer Gaitán.

Inmediatamente, la gente enardecida por dicho acto tomó la justicia en sus manos y linchó hasta matarlo al responsable del asesinato de Gaitán.

Además de mutilarlo, paseó su cadáver por las calles de modo triunfante.

A esa manifestación colérica, tipo turba, se la denominó como el Bogotazo.

Instalación sistemática de la violencia y la amenaza a través de grupos armados

Esta serie de eventos propiciaron la aparición de grupos armados ilegales que destacaron por la violencia con la cual atacaban al adversario, según del lado en el cual se encontraban.

Los Pájaros y los Chulavitas actuaron en apoyo del gobierno conservador, y los Bandoleros apoyaron la acción de los liberales y sus aliados los Cachiporros (guerrilla liberal), el Partido Comunista, y los grupos de campesinos.

El primero estaba compuesto por habitantes y campesinos conservadores que le brindaron asistencia a la policia conservadora (Chulavitas) y cuya misión fue amedrentar y asesinar a los que representaban a los liberales, y por ende una posición contraria al gobierno conservador.

Y también se ocuparon de recomponer el orden perdido en Bogotá luego del Bogotazo y que dejó a dicha ciudad sumida en la violencia, el caos, y el saqueo.

Por su parte, los bandoleros, actuaban organizados en cuadrillas y asaltaban haciendas ricas para hacerse de suculentos botines que luego repartían entre ellos y el campesinado pobre.

Si bien no se movían por una ideología liberal o conservadora se alinearon con los liberales dado que su idea era siempre oponerse al gobierno de turno.

Miles de víctimas y migraciones obligadas

Provocó la tremenda cifra de 300 mil muertes, y la migración forzada de miles de colombianos, unos dos millones se han calculado, que querían escapar y ponerse a salvo de tanta locura y que fueron despojados.

Dicho desplazamiento forzado ha afectado sistemáticamente a campesinos, indígenas, y comunidades afroamericanas a lo largo de la historia colombiana.

Los conflictos armados y la enorme violencia con la cual actuaban las bandas en pugna fue determinante para estos movimientos migratorios que normalmente llevaron a estos grupos a grandes cudades del país como: Bogotá, Medellín, Barranquila y Cali.

1958: Llegó el pacto

En 1958, con la misión de ponerle fin al período llamado Violencia, surgió el Frente Nacional, que fue un acuerdo suscripto entre liberales y conservadores que se extendió hasta 1974.

En este nuevo lapso de la historia colombiana primó la paz social y politica lograda por la instauración de gobiernos de coalición que eran el resultado del acuerdo previo entre conservadores y liberales.

El pacto también se trasladó a la distribución equitativa de cargos ejecutivos y parlamentarios.

Dicho convenio también desmovilizó a las guerrilas liberales aunque no pudo contrarrestar los conflictos sociales, políticos, y económicos de la nación que más tarde derivaron en la aparición de otros grupos extremos, entre ellos: el emblematico FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN (Ejército de Liberación Nacional ), entre otros.

Imagen Fotolia: vkilikov

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos