Importancia de las Leyes Laborales

Las leyes laborales permiten que empresarios y trabajadores tengan un marco de referencia compartido. En otras palabras, el conjunto de normas que rigen la actividad laboral funcionan como un reglamento básico sin el cual sería imposible desarrollar una actividad productiva.

Todo trabajador tiene unos derechos mínimos reconocidos en las leyes

El primer derecho es el de la remuneración, es decir, cobrar un salario por una actividad. En segundo lugar, la duración de la jornada laboral no puede superar las ocho horas diarias. Hay que indicar que la ley permite jornadas atípicas cuando hay una justificación. Las leyes laborales establecen toda una serie de aspectos fundamentales que deben respetarse: horas de descanso, periodo vacacional, seguro de accidente, salario mínimo, derecho de huelga...

La necesidad de unas leyes en el mundo del trabajo

Tanto los trabajadores como los empresarios tienen la necesidad de conocer las leyes fundamentales relacionadas con el trabajo. Como norma general, la legislación laboral tiene como objetivo encontrar el punto de equilibrio entre todos aquellos que intervienen en una actividad productiva.

Cuando no existen o no se respetan las leyes laborales, la situación de los trabajadores es normalmente lamentable. Hay que recordar que en algunos territorios todavía se produce el trabajo infantil, salarios ínfimos, situaciones de esclavitud y, en definitiva, todo tipo de abusos.

Las leyes laborales actuales son el resultado de un largo proceso histórico. En este sentido, el movimiento obrero ha tenido que luchar contra todo tipo de dificultades e injusticias: jornadas de más de 12 horas, castigos físicos, centros de trabajo sin condiciones higiénicas básicas, ausencia de cobertura social, etc.

Al margen de las leyes laborales, también es necesario fomentar el diálogo y un buen clima en el trabajo

Si bien las leyes laborales son necesarias para evitar conflictos y posibles abusos por parte de empresarios y de trabajadores, la mejor vía para evitar la conflictividad entre ambos es el diálogo y el entendimiento mutuo. Existen las mesas de diálogo entre los representantes de los trabajadores y los representantes de la patronal y en ellas se establecen una negociación compleja, ya que ambas partes tienen planteamientos opuestos.

Para reducir la conflictividad algunas empresas apuestan por estrategias que generen un buen clima laboral: flexibilidad de horarios, políticas de incentivos y de complementos salariales, centros de trabajo estéticamente agradables, jornadas lúdicas al margen de la jornada cotidiana, trabajo en equipo, etc.

Imagen: Fotolia. Zentangle - Ryzhi

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos