Importancia de llamar a las Personas por Su Sombre

Independientemente de cuál sea su origen o su cultura, todas las personas tienen un nombre. Con él nos identificamos como individuos y, al mismo tiempo, establecemos una comunicación con los demás. Para cualquier individuo, las personas se pueden dividir en dos grandes bloques: aquellos que se conocen por su nombre y todos los demás.

¿Cómo te llamas?

Lo primero que hacemos al conocer a alguien es preguntarle por su nombre. A partir de esta información concreta ya podemos establecer un contacto personal efectivo y fluido. Esta simple pregunta no es únicamente una cuestión protocolaria, pues con ella ya es posible un intercambio de ideas y una verdadera comunicación.

Si cada día me encuentro al mismo vecino en el ascensor y ambos nos saludamos, estoy cumpliendo con una norma general de educación y de civismo

Sin embargo, si además del saludo le llamo por su nombre estoy haciendo algo más, pues le comunico varias ideas al mismo tiempo:

1) le estoy recordando que sé quién es y, por lo tanto, no se trata de cualquier vecino sino de Antonio, Vicente o Ana,

2) al mencionar su nombre, le estoy expresando una mayor proximidad y

3) de alguna manera le trasmito mi voluntad de establecer una relación cordial.

Todos hemos visto alguna película en la que un suicida intenta ser rescatado por un policía o un bombero. En estas situaciones extremas la pregunta cómo te llamas adquiere un significado especial. Con ella se consigue que la comunicación entre el suicida y su salvador sea más íntima y sincera. Al utilizar el nombre del posible suicida este puede experimentar un efecto psicológico tranquilizador.

Las placas identificativas con el nombre del empleado

En muchas empresas los empleados que atienden al público llevan una placa de identificación con su nombre. Esta estrategia tiene igualmente un efecto en la comunicación entre cliente y empleado. Con la placa con el nombre se activa un mecanismo de relación personalizada, pues el cliente no interactúa con un empleado indeterminado sino que habla con María, con Verónica o con Luis. El trabajo de cara al público se basa en la atención al cliente, el cual se sentirá bien atendido si el dependiente puede ser identificado con su nombre.

Algo similar ocurre con el trabajo de los teleoperadores, pues lo primero que hacen estos profesionales es comunicar su nombre y preguntar al cliente cómo se llama.

Imágenes: Fotolia. Igor Zakowski / Srdjan

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos