Importancia de Llegar a la Verdad

Las distintas disciplinas y áreas del conocimiento tienen algo en común, pues en todas ellas buscamos conocer la verdad sobre algo. Podríamos decir que esa búsqueda es una inclinación natural que nos empuja a descubrir enigmas y a superar nuestras propias limitaciones.

Un viaje en el que nunca se llega a un destino final

Las matemáticas nos permiten tener una idea válida sobre lo que es verdadero o falso. Si digo que dos y dos son cuatro o que la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, he afirmado algo que nadie puede discutir. Sin embargo, en otras áreas el concepto de verdad o falsedad se difumina de manera notable. Así, en un sentido absoluto no hay nada que sea totalmente cierto, pues siempre cabe la posibilidad de que aparezcan nuevas informaciones que contradigan los hechos. En este sentido, muchas teorías que han sido consideradas como válidas, con el tiempo han demostrado su falsedad. En otras palabras, la idea de verdad que manejamos es provisional.

A pesar de que la idea de verdad es cambiante e inestable, no debemos renunciar a ella. Necesitamos creer que aquello que pensamos es cierto, pues de lo contrario viviríamos en la duda permanente. Así, creamos algunos criterios válidos para alcanzar un cierto grado de coherencia entre lo que pensamos y lo que decimos, entre lo que vemos y las palabras que utilizamos para expresarlo. De alguna manera, la búsqueda de la verdad es como un viaje que debemos realizar para avanzar en el conocimiento de todo lo que existe.

Paralelamente, la verdad tiene un evidente componente ético, pues en todos las culturas se penaliza a quienes recurren a las falsedades o las mentiras.

Alétheia y veritas

Para los griegos el concepto de verdad era entendido como una actitud intelectual y una forma de entender la propia existencia. De esta manera, consideraban que aquello que permanecía oculto y envuelto en el misterio podía ser desvelado. Para expresar esta idea empleaban la palabra alétheia. Este término proviene de la mitología griega, pues Alétheia era la diosa de la verdad y la sinceridad.

En la civilización romana la idea de verdad se expresaba con el vocablo veritas. Se entendía que la veritas era una virtud necesaria y sin ella no era posible la convivencia.

Certezas, verdades y opiniones

Frente a la posibilidad de llegar a la verdad sobre un asunto, caben varias alternativas. Podríamos elegir la opción de la ignorancia voluntaria, pero se trata de una elección absurda. También sería posible elegir el camino de la duda, pero esta vía no conduce a ninguna parte.

Por último, ya que las verdades absolutas son inalcanzables, solo nos queda el sendero de la certeza, es decir, un conocimiento seguro y fiable sobre algo.

Las certezas que tenemos se basan en evidencias y tienen un rango superior a las simples opiniones subjetivas.

Imágenes: Fotolia. nuvolanevicata

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos