Importancia de Llorar

llorarLlorar es muy saludable porque es fundamental expresar los sentimientos con libertad y no reprimirlos. El llanto es una reacción externa ante un modo de sentir interno.

Igual que una persona ríe cuando está contenta, del mismo modo, tiene ganas de llorar cuando tiene un sufrimiento que le desborda. El llanto es una forma de desahogo porque a través de las lágrimas se limpian las heridas del alma. Una persona se siente mejor consigo misma cuando ha aliviado su pena a través de la manifestación externa de su pena a través del llanto.

Existen personas que por circunstancias se han visto obligadas a asumir el rol de la fortaleza en su vida y asocian
el llanto con la debilidad. Son personas que no se permiten llorar. Frases del tipo “los hombres no lloran” muestran los estereotipos sociales que han dado lugar a muchos prejuicios negativos sobre este tema. Prejuicios que asocian el llanto con lo negativo y que por suerte, se están rompiendo gracias a la influencia positiva de la inteligencia emocional y del coaching en la sociedad actual.

El llanto se convierte en la voz de alarma de un malestar grave cuando una persona no puede reprimir el llanto en situaciones cotidianas de su vida, como por ejemplo, en el trabajo. Es decir, cuando el llanto interfiere de una forma negativa en el transcurso de la rutina cotidiana entonces, ha llegado el momento de pedir ayuda médica. Uno de los signos de una depresión es el llanto manifestado ante cualquier circunstancia.

Es natural, lógico y saludable llorar en situaciones de tristeza. Por ejemplo, ante la muerte de un ser querido el llanto se convierte en un elemento necesario del proceso de duelo. Además, también surgen las ganas de llorar en el corazón de aquel que se siente herido por un desamor, un amor no correspondido o el amor inesperado por parte de la pareja. Del mismo modo, es posible llorar ante la decepción de un amigo o la pérdida de una amistad. Uno de los motivos de llanto más desgarrados es la soledad profunda.

El llanto te permite conectar contigo mismo, saber quién eres y mirar dentro de ti para observar tu universo interior y asumir tu propia debilidad con realismo. El llanto busca el consuelo impagable del abrazo de un amigo. Por ello, cuando estés con un amigo que sufre, no le digas que no llore, simplemente, acompáñale en su dolor.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos