Importancia del Mossad

La historia de uno de los servicios secretos más conocidos (paradójicamente) del mundo junto a la CIA, el KGB, y el MI6-MI5, camina en paralelo a la del Estado de Israel, al cual protege.

El Mossad es el servicio secreto israelí encargado de las operaciones en el exterior y encubiertas, así como de la recopilación de datos de inteligencia para su posterior análisis.

Su nombre es el acrónimo de HaMosad leModi'in ulTafkidim Meyuhadim, lo cual vendría a significar “Instituto Central para Inteligencia y Operaciones Espaciales” en hebreo.

Se fundó en 1949 como entidad que integraba los distintos servicios de inteligencia de las organizaciones judías que habían trabajado y luchado activamente por el establecimiento del Estado de Israel, como la Haganá, además de actuar como coordinador de las actividades de los demás servicios secretos existentes en el país: el Aman (inteligencia militar) y el Shin Bet (seguridad interior).

El Mossad soporta una gran carga a sus espaldas, puesto que debe adelantarse a los planes de los países árabes y de los estados hostiles a Israel para permitir la supervivencia de este.

Independientemente de la postura de cada uno sobre la realidad del pueblo palestino y los derechos de Israel sobre los territorios que ocupa, todos debemos admitir que el estado judío hace un esfuerzo enorme por existir, y de ahí todas las guerras a las que se ha enfrentado a sus vecinos y los aliados de estos últimos, y pese a que cuente con un respaldo tan importante como el estadounidense, algo que no ha sido siempre tan claro.

Desde el principio de su existencia, el Mossad ha actuado con expeditiva diligencia y con pocos complejos a la hora de acometer operaciones. Entre ellas, la más famosa ha sido, sin duda, la captura del criminal nazi Adolf Eichmann.

Eichmann, uno de los máximos responsables de la llamada “solución final” nazi, que condenaba a muerte a millones de judíos europeos, era el único superviviente de la infausta reunión de Wannsee, y se había refugiado discretamente en Argentina, donde vivía discretamente.

El criminal de guerra nazi fue delatado por una indiscreción de uno de sus hijos, que se vanaglorió del pasado de su padre a su novia, quien resultó ser hija de un emigrante germano de origen judío que se había establecido en Argentina en 1938, quien avisó al fiscal general del estado de Hesse en Alemania (él mismo de origen judío), el cual a su vez pasó la información al Mossad al constatar que en Alemania había poca voluntad de hacer algo al respecto.

El Mossad mandó un comando con el objetivo de secuestrar a Eichmann y llevarlo a Israel. Cuenta la leyenda que el nazi fugitivo fue introducido en Israel dentro de una alfombra enrollada a bordo de un vuelo de la compañía El Al.

Lo cierto es que lo más cerca que estuvo de esto fue en el coche en el que lo metieron los miembros del comando que lo secuestró, y Eichmann fue sacado de Argentina vestido de asistente de vuelo y sedado, simulando que era un trabajador de la aerolínea que no se encontraba bien.

El Mossad también proporcionó la información de inteligencia necesaria para liberar a los pasajeros retenidos de un vuelo de Air France en el aeropuerto de Entebbe (Uganda) en 1976.

El secuestro, organizado por la Organización para la Liberación de Palestina, fue realizado para exigir la liberación de activistas y terroristas palestinos encarcelados en Israel y otros cuatro países.

El gobierno israelí decidió liberarlos por las bravas, mediante una acción de comandos. Así, con la información de inteligencia proporcionada por el Mossad, comandos del ejército israelí se desplazaron a Entebbe por aire y se hicieron con el aeropuerto, liberando a los rehenes y llevándolos hasta Israel.

También contribuyó con la inteligencia para la operación de salvamento de judíos etíopes en 1984, durante la guerra civil en Sudán.

El Mossad ha tenido aciertos en su historia, pero también fallos. El más famoso de estos últimos, el asesinato por error de un estudiante marroquí en Lillehammer.

Ahmed Bouchiki fue confundido con Ali Hassan Salameh, uno de los organizadores del asesinato de deportistas olímpicos israelíes en Múnich.

Pese a este error, Salameh acabaría siendo eliminado por el Mossad en 1979. O, por lo menos, eso se cree, puesto que como otras agencias secretas del mundo, esta difícilmente confirma o desmiente sus operaciones. Simplemente no hace comentarios.

Del Mossad dicen que es la agencia de inteligencia que mayores y mejores resultados consigue con un menor gasto.

Ello puede ser debido a que cuenta con la colaboración de muchas personas de las comunidades judías esparcidas por todo el mundo, así como de simpatizantes de la causa de Israel y del pueblo judío.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos