Importancia de la Natación

La natación es importante como actividad física y como habilidad de supervivencia, lo que la convierte en uno de los deportes más completos que existen. Teniendo en cuenta que la habilidad de moverse en el agua supone una práctica milenaria, lo que la hace tan especial en comparación con otros deportes es su multifuncionalidad propiciando efectos positivos a diferentes grupos de edad, ya que se puede realizar desde los cuatro meses de edad hasta la vejez.

Se consideró oficialmente un deporte en el siglo XIX, teniendo su debut en los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896. Se diferencia en algunos estilos de movimientos en el agua como la braza, la espalda, la mariposa y el popular estilo libre. Hoy cuenta con una serie de deportes directamente relacionados como el waterpolo, el nado sincronizado y los clavados.

De forma genérica podemos decir que, entre los principales beneficios, destaca el acondicionamiento motor, el trabajo de los músculos y articulaciones de forma equilibrada, la respiración (al ser practicada en un ambiente húmedo auxilia en la reducción y prevención de enfermedades respiratorias), alivia el estrés y, sobre todo, previene ahogamientos.

Natación infantil

Al recordar el entorno intrauterino, los bebés se adaptan muy fácilmente a las clases de natación ya que hasta aproximadamente el año de edad el reflejo de natación (bloqueo de la respiración y el movimiento de brazos y piernas) está presente en los pequeños. Una herramienta de desarrollo divertida y muy estimulante que se puede practicar desde edades muy tempranas. De hecho, hasta los tres años, la dinámica de la clase difiere un poco de los niños mayores, ya que en esta etapa el objetivo se limita a estimular y no a enseñar a nadar, lo que no cambia el hecho de que es una de las pocas actividades físicas permitidas a esta edad. Los niños que han tenido su primer contacto con el “agua” cuando aún son bebés tienen más facilidad para aprender la técnica de la natación en el futuro.

Como el proceso de desarrollo es más intenso en los primeros años, la natación servirá para aumentar el repertorio motor y la adquisición de habilidades. Ayuda a practicar la autonomía y la conciencia corporal trabajando diferentes movimientos, lo que favorece la motricidad, el equilibrio y la agilidad. En la parte sensorial trabaja la visión - trayectoria, coordinación mano/ojo - tacto, y como suelen ser lecciones guiadas por la música al oído - aumento de vocabulario y memoria.

Otro aspecto importante que se trabaja es el aspecto psíquico-social. Además de trabajar las relaciones sociales, al ser una práctica grupal que favorece la socialización, ayuda al control emocional -como el agua ayuda a calmar las frustraciones normales con las reglas que experimentan los bebés y niños- y aumenta la confianza -muchos ejercicios implican seguridad-. al bebé con saltos, agarres y apoyos que fortalecen este vínculo con los padres o cuidadores.

Beneficios físicos y mentales

Al ser una actividad de bajo impacto que mueve todo el cuerpo, principalmente músculos y articulaciones, está indicada para prácticamente todas las edades y tipos de acondicionamiento, siendo muy recomendable para personas mayores y personas en rehabilitación motora, ya que ayuda en la recuperación de lesiones. Los ejercicios acuáticos combinan la fuerza con el movimiento de brazos y piernas, ayudando a mejorar la condición física, fortaleciendo la resistencia muscular, la movilidad de ligamentos y articulaciones y la postura corporal. Ya en mayor intensidad puede contribuir a la pérdida de grasa y control de peso.

Debido al requerimiento respiratorio necesario para la práctica del deporte, enseña a controlar la respiración y aumentar la resistencia cardiorrespiratoria, siendo especialmente beneficioso para los asmáticos, ya que al fortalecer los músculos pectorales aumenta la capacidad pulmonar y así facilita una mejor absorción de oxígeno y consecuentemente circulación sanguínea. Varios estudios relacionan los beneficios principalmente en niños y adolescentes asmáticos, llevando a una mejoría en los síntomas de las enfermedades respiratorias.

Como en otros deportes, se liberan endorfinas que conducen a la persona a una sensación de placer y bienestar, ayudando a controlar el estrés.

Actividad social

La natación supone buena parte de las actividades principales en los momentos de descanso o vacaciones, especialmente en los días calurosos. Una búsqueda rápida de los principales destinos para viajar muestra varias opciones con playas, ríos y hoteles con piscinas. Para momentos más cortos como una tarde después de la escuela o un fin de semana, sobre todo para los que viven lejos del “agua”, también son muy populares las discotecas, la piscina pública e incluso la piscina privada para los que tienen ese lujo de disfrutar y compartir con amigos.

Si bien no es necesario practicar natación para asistir a estos ambientes, la falta de habilidad para nadar limita las opciones de qué y cómo disfrutarlos. Por ejemplo, puedes usar la piscina, pero recuerda limitarte a la zona en la que tus pies tocan el suelo sin cubrirte el torso, o puedes ir más mar adentro, pero dentro de una embarcación y con un chaleco flotador. En el caso de los niños y adolescentes que no conocen ni respetan las normas y límites de seguridad, la mejor forma de prevenir accidentes es saber nadar desde pequeños.

Vale la pena señalar que los niños pequeños nunca deben acercarse a lugares con agua sin la supervisión constante de un adulto (independientemente de su nivel de natación).

Prevención de ahogamiento

Saber nadar es una habilidad de supervivencia importante. Dominar un medio que no nos es natural como es el medio acuático y poder movernos en el agua sin la ayuda de ningún medio de transporte o accesorios (como boyas y tablas) nos aporta un plus de seguridad en los momentos de ocio en piscinas. y playas

El ahogamiento es la tercera causa principal de muertes accidentales y, según la OMS, representa alrededor del 7% de las muertes en todo el mundo, con los niños entre las principales víctimas. Aunque los accidentes y tragedias en el agua pueden victimizar incluso al mejor nadador, la falta de dominio y habilidad en la natación se encuentra entre las principales causas.

Las estrategias para prevenir los ahogamientos son tan importantes que la ONU dedica el 25 de julio al debate y al intercambio de ideas. El Día Mundial del Ahogamiento es un evento mundial que destaca la enseñanza de la natación, la seguridad en el agua y las habilidades de rescate seguras entre las medidas de eficacia comprobada.

Bibliografía consultada

- AHR, B. Nadar con bebés y niños pequeños, ejercicios lúdicos para favorecer el movimiento precoz en el agua. Barcelona, Editorial Paidotribo, 1996.
- Benefits of swimming for young children
- Benefits of Swim Training for Children and Adolescents with Asthma
- OMS Drowning
- OMS Drowning. Key facts

 

Relacionado

Comentarios

Sea el primero en comentar, exprese una opinión/crítica del tema, para sumar valor. Los comentarios son moderados, y su email nunca se compartirá. Gracias.

 

Recomendamos