Importancia de la Observar la Melomanía

El tiempo libre es uno de los principales placeres de entretenimiento en la vida de una persona. La música está presente en la vida de la mayoría. Sin embargo, no en la misma forma e intensidad. El melónamo es un ejemplo de persona que siente la música con tal pasión que se ha convertido en el centro de su existencia. Es decir, es una persona que dedica tiempo y dinero a disfrutar de este arte.

Precisamente, refiere a un exceso, con lo cual no es algo que resulte invisible al entorno de uno. Es la familia y los amigos, quienes tienen la posibilidad de observar e indicar un comportamiento que supera los límites de lo normal. Pero uno puede cuestionar, "qué es lo normal?" Pues, si se trata de un pasatiempo que se apoderó y posicionó como uno de los pocos temas de interés personal, estamos ante un signo a considerar. Y es que es saludable, de hecho, tener intereses que desconecten de la realidad y los problemas, para distraerse y compartir con otras personas que tienen el mismo pasatiempo, pero no hay que permitir que sea el único tema en nuestra vida.

Pasión por la música

Por tanto, el melómano acude de forma habitual a conciertos de música de sus cantantes preferidos. Prioriza el ahorro en otros ámbitos para poder costear este placer de la música que vive como una auténtica necesidad emocional. Es decir, para el melómano, la felicidad está en sintonía con este hobby que se ha convertido en un estilo de vida.

Otro de los grandes placeres del melómano es coleccionar discos y cintas de música. Y cuando recibe visitas en casa, le encanta mostrar esta colección, como su parte preferida del hogar. Gracias a este contacto constante con la música, el melómano también adquiere una cultura musical, es decir, es una persona entendida en detalles que pasan desapercibidos para otras. Conviene puntualizar que ser melómano no significa ser un adicto a la música, es decir, no es visto como algo negativo. Sencillamente, porque la música inspira un ambiente de cultura y optimismo que nutre el estado de ánimo del protagonista.

Así queda de manifiesto, por ejemplo, en la ópera. Un género de auténtico culto para los amantes de un estilo que inspira emociones, vida e intensidad. Conviene puntualizar que a diferencia de otro tipo de manías, la melomanía no es un trastorno psicológico sino una inquietud personal que muestra el interés de una persona que disfruta como oyente de la música.

Origen del fenómeno

Fue creado por Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, en el año 1781. Manifiesta el furor que siente una persona por un grupo de música en concreto. Desde el punto de vista histórico también podemos conocer ejemplos de personas que rozaron la melomanía. Por ejemplo, el filósofo Ludwig Wittgenstein era un admirador incondicional de pianista Felix Mendelssohn.

Un melómano es aquel que también centra sus conversaciones en este tema. Tiene conocimiento de cantantes, músicos, obras y compositores. Este tipo de pasión por la música no se considera un trastorno porque no pone en riesgo la vida del protagonista.

Imagen: Fotolia. Ratoca

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos