Importancia de la Oratoria

oratoriaCuando hablamos de la oratoria estamos hablando del arte de la palabra, de cómo una persona es capaz de transmitir un mensaje hablando, comunicando a un público, a un grupo de personas o un individuo. La clave está en la capacidad del emisor para convencer a un receptor.

En la oratoria, la pretensión final es la de contar una historia, exaltar o motivar a un auditorio, transmitiendo un mensaje, etc. Lo importante de esto es la capacidad del orador para hacer llegar aquello de lo que habla. Para ello existen varios elementos que son fundamentales para que lo que se dice cale en el público.

Por un lado son importantes los conocimientos que tenga la persona sobre el tema o mensaje que se quiere transmitir. Hay que pensar que la oratoria viene ya de la tradición griega y que esta era estudiada, trabajada y puesta en práctica por verdaderos eruditos en la materia, que en la mayoría de los casos eran políticos, filósofos, etc. Es más, el dominar este arte era motivo de prestigio en la sociedad en la sociedad de aquel tiempo.

Pero centrándonos en el tema, la técnica de la oratoria se basa en cierto tipo de técnicas para que el auditorio centre la atención en la persona que habla. Por un lado el orador ha de transmitir su mensaje utilizando siempre la segunda persona, lo que hace que quien escucha se sienta más cercano a quien habla.

Por otro lado, otro de los elementos que se usa mucho son las frases hechas, que hacen que la persona se sienta más identificada no sólo con el orador, si no lo que se dice, asociándola con la cultura popular, muy importante en cualquier sociedad. A esto también hay que añadir que el orador ha de utilizar un buen tono de voz, modularla de manera inteligente, etc., es decir utilizar todos los recursos que le aporta la lengua, la lingüística y la dicción.

Así mismo, se debe tener siempre en cuenta al auditorio, a su público y, sobre todo a las personas como individuos únicos. Esto es importante ya que, en muchas ocasiones del discurso, se dirigirá a una persona en concreto para realizar preguntas de tipo retórico, llamada de atención, guiños, etc., lo que conseguirá mantener la atención del espectador.

La oratoria, como dijimos antes, el arte de la palabra, tiene la facultad de que el mensaje que se quiere transmitir no siempre tiene que ser verdad. Lo importante es que el mensaje que se transmita sea creíble para el auditorio que lo escucha y que éste sea convencido.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos