Importancia del Óxido Férrico

oxido_ferricoEl óxido férrico es un compuesto en el que se combinan tres átomos de oxígeno con dos átomos de hierro. Es uno de los posibles óxidos del hierro, que además puede manifestar otras combinaciones de estos elementos. La relevancia negativa del óxido férrico deriva de la corrosión que implica para distintas estructuras hechas con elementos de hierro, estructuras que al cabo de mucho uso pueden llegar a necesitar un cambio o un acondicionamiento. El óxido de hierro es fácilmente identificable en distintos elementos hechos de hierro por la presencia de su rojo característico. Ciertamente, es difícil que un elemento de hierro que haya estado a la intemperie por algún tiempo significativo no muestre manifestaciones de esta oxidación.

Dada esta circunstancia negativa, la de corroer distintos elementos de hierro que utilizamos, es común tratar de eliminar o al menos enlentecer la aparición del óxido férrico. Es con este fin que se desarrollan distintos antioxidantes y distintos tratamientos con la finalidad de evitar que el óxido dañe significativamente a los utensilios fabricados en el mentado elemento. Por otro lado, cuando el óxido finalmente se presenta, existen algunos procedimientos que posibilitan su remoción para dejar nuevamente al elemento en cuestión libre para realizar otro tratamiento antioxidante. Ciertamente, el óxido férrico es un elemento difícil de eliminar por tiempo indeterminado.

A pesar de estos aspectos negativos, es importante dejar en claro que este óxido tiene algunas aplicaciones útiles para el hombre. En primer lugar, el color rojo vivo que manifiesta le confiere utilidad como pigmento, es decir, para ser utilizados en diversas clases de pinturas. Así, es común ver óxido férrico en diversas aplicaciones relativas a la estética, como por ejemplo la cosmética, barnices o incluso en tatuajes. Por otro lado, el óxido férrico puede funcionar también como un aislante eléctrico, para el tratamiento de aguas residuales o para la elaboración de cristales semiconductores en conjunción con otros elementos.

Como vemos, el óxido de hierro tiene algunas aplicaciones prácticas a pesar de lo inconveniente que resulta cuando se forma como herrumbre. Ciertamente, en el caso de tener algún elemento que pueda verse afectado significativamente por este óxido, caben algunas medidas si la intención es alargar su vida útil. Procesos como el barrido de sílice permiten eliminar el óxido que se haya formado, situación que sumada a un tratamiento que retrase la nueva aparición del compuesto puede garantizar la recuperación de una pieza de utilidad, con un costo que por lo general es menor al hecho de hacer una nueva adquisición.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos