Importancia del Pacto de San José

El denominado Pacto de San José hace referencia a la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos, la cual fue ratificada en 1969 en la capital de Costa Rica. Los países de la OEA firmaron esta alianza con el fin de hacer cumplir los acuerdos alcanzados en 1948 sobre los derechos y deberes del hombre.

Las principales aportaciones jurídicas fueron la protección del derecho a la vida y la abolición de la pena de muerte como forma de castigo

Los órganos judiciales del Pacto de San José entraron en vigor en 1978 cuando el conjunto de las naciones de Iberoamérica se sumaron los acuerdos de 1969. De esta manera, se fundó la Corte Interamericana de DDHH, cuya sede también se encuentra en la capital de Costa Rica.

En los artículos que forman este marco jurídico se hace hincapié en algunos derechos fundamentales. En primer lugar, el derecho a la vida, ya que desde el momento de la concepción ninguna persona puede ser privado del mismo. Se prohíbe expresamente la pena de muerte para los menores de edad, las mujeres embarazadas, los mayores de setenta años y los presos políticos.

Se abordan aquellos derechos relacionados con la integridad de las personas (se prohíben las torturas y los tratos crueles y degradantes, los trabajos forzosos y cualquier forma de servidumbre o esclavitud).

La libertad y la seguridad personal son protegidas. En este sentido, se prohíben los encarcelamientos arbitrarios, se hace obligatorio comunicar a los detenidos los motivos de su privación de libertad y se especifica que toda persona arrestada puede solicitar de manera inmediata que un juez determine la legalidad de su detención. En varios artículos se hace referencia al respeto a las libertades individuales.

Para garantizar la seguridad, se impide cualquier forma de propaganda en favor de la guerra o cualquier mensaje que fomente la violencia y el odio.

Una herramienta legal que permite la protección jurídica de cualquier ciudadano

En síntesis, el Pacto de San José permite establecer una protección jurídica sobre cuestiones fundamentales, como el respeto a los procesos judiciales, el acceso a la justicia, la libertad personal y la presunción de inocencia. Con estas resoluciones, los abogados defensores tienen una herramienta legal para garantizar los derechos humanos de sus defendidos.

En 1969 la mayoría de países de Latinoamérica estaban gobernados por sistemas totalitarios. Los acuerdos alcanzados en el Pacto de San José fueron de gran utilidad para que los responsables de las dictaduras fueran juzgados por los tribunales por el incumplimiento sistemático de los derechos humanos.

 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos