Importancia de Pagar los Impuestos

Pocas actividades tan importantes y odiadas al mismo tiempo como aquellas que tienen que ver con la responsabilidad de pagar los impuestos. Es en gran parte a partir de esto que puede un Estado recaudar y realizar diferentes obras o tomar decisiones, especialmente en lo que hace a la redistribución de la riqueza. Su importancia es central para permitir que los sectores más desprotegidos cuenten con algún tipo de asistencia.

Los impuestos han sido un deber social desde las primeras sociedades humanas

Si bien hoy en día nos encontramos pensando en el pago de los impuestos como algo que vinculamos a los Estados modernos, debemos reconocer que esta misma acción existe desde el momento en el que el hombre se organizó en sociedades más o menos complejas y aquellos que gobernaban o tomaban decisiones por todos los demás comenzaron a exigir el pago de impuestos o tributos.

Aquí es importante señalar que el pago de impuestos no siempre fue utilizado en beneficio de la población. En la Antigüedad y por mucho tiempo en la Edad Media el pago de impuestos tuvo que ver con la posibilidad de las diferentes coronas reinantes de sostener su estilo de vida, sin importar si esto significaba dejar a la población en la miseria más absoluta. Así, por ejemplo en el antiguo Egipto, los faraones exigían impuestos que luego eran utilizados en la construcción de enormes monumentos en su nombre o en el nombre de algún dios.

El advenimiento de los Estados modernos y el cambio de mentalidad impositiva

A medida que la historia humana avanzó, especialmente en Occidente, la mentalidad respecto del tema de los impuestos cambió y mucho. Así, desde el siglo XIX en adelante, pero principalmente a partir del siglo XX, el Estado tomó en muchos lugares un rol social que no ha podido dejar de lado ni en la actualidad y esto tiene que ver con la concepción de que quienes nos gobiernan trabajan para nosotros y por lo tanto deben ocuparse de satisfacer nuestras necesidades y las de todos.

Es en este sentido que el cobro y el pago de impuestos se vuelve vital para un Estado ya que es a partir de esta recaudación que puede determinar qué obras o mejoras se realizan en diferentes partes del territorio, si se puede llevar a cabo una política de modernización, si es necesario asistir a sectores en situación de emergencia, etc. Contar con este elemento recaudatorio le da libertad al Estado para maniobrar y enfrentar diferentes situaciones, así como también poder acercarnos cada vez más a una real redistribución de la riqueza que nadie más que el Estado puede administrar.

Imágenes: Fotolia - mknoxgray / marinabh


 
 

Relacionado

Comentarios


Los comentarios deben expresar una opinión del tema, aportando valor, o de lo contrario se borrará. Gracias.
 

Recomendamos